Quejas por la ciencia y la educación

Hace días que intento no sulfurarme con las noticias de los políticos sobre educación y ciencia (sobretodo esta última), pero entre ayer y hoy he leído un par de artículos que me han hecho decidir que debo escribir algo sobre el asunto en este blog.

El primero fue en el blog de Scientia, una página que suelo ir leyendo por su interesante contenido científico. En este caso, encontré la entrada a través de twitter (si no me seguís en twitter, soy @letstalkciencia). Es de hace unos meses y trata sobre los problemas que están teniendo los estudiantes para pagar las matrículas universitarias, concretamente de un estudiante.

Eso me ha hecho volver a pensar en una frase que hace tiempo que oí:

“¿Y si la mente que va a curar la enfermedad X (entiéndase como una enfermedad hasta el momento incurable) vive en un país donde no se puede llegar a escolarizar?”

Con el camino que está siguiendo España, dudo que pase mucho tiempo hasta encontrarnos en esta situación, pero ahora estamos en una fase intermedia, que vendría a ser lo siguiente:

“¿Y si la mente que va a curar la enfermedad X, se ha escolarizado pero no ha podido pagarse la universidad PÚBLICA, a la que ha entrado con la mejor nota, y lógicamente no puede pagarse una privada?”

Considero que esta situación es mucho peor y alarmante, porque denota una falta de interés y una despreocupación exagerada por parte de los políticos, que no consiguen que una persona que ha conseguido entrar en una universidad pública por sus propios méritos pueda pagarse la matrícula. Repito, un universidad PÚBLICA, que debería pagarse nada o muy poco (o como mínimo una voluntad, y que cada estudiante pague lo que quiera). ¿CÓMO SE HA PODIDO LLEGAR A ESTA SITUACIÓN?

El segundo (y tercero y cuarto) han sido dos cartas al director y un artículo en el diario El País lamentando la marcha de Juan Carlos Izpisúa (Izpisúa y el destino, Ciencia y vergüenza y La marcha del científico Izpisúa), hasta ahora director del Centre de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB). Se ha hablado mucho estos días de esta noticia: algunos diciendo que es culpa del investigador, por su falta de implicación y por los pocos resultados aplicados a la economía española en forma de patentes, y otros diciendo que es culpa del Gobierno de España y del Govern de Catalunya, que son las entidades que aportan dinero. Es posible que ambos tengan culpa: las instituciones se habrán desentendido un poco del centro dando menos dinero (aunque sigan diciendo que mantienen las subvenciones del año pasado) e Izpisúa no se habrá involucrado todo lo querido (por su doble trabajo en el CMRB y el Salk Institute for Biological Studies, en California). Aun así, el hecho de que se consiguiera que este gran científico volviera a España (aunque siguiera vinculado al centro estadounidense) fue un hecho muy importante para el impulso de la ciencia en este país, así como la vuelta o la implicación de otros grandes científicos nacionales que tuvieron que irse en su momento, cosa que permitieron mayores subvenciones para investigaciones científicas. Pero el problema, es que la ciencia salía a cuenta cuando las cosas fueron bien. Pero ahora que las cosas van mal, gastar en ciencia (en todos sus ámbitos) es algo que no se puede permitir en este país, porque debe de ser un capricho de unos hombres con bata, que hablan idiomas raros y que tienen juguetes muy caros pagados con dinero público, ¿no?

PUES NO. No me cansaré de repetirlo, LA CIENCIA ES UNO DE LOS MOTORES EN LA ECONOMÍA DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS. La ciencia no se puede recortar, porque todo lo que envuelve, facilita y mejora la vida del ser humano ha salido de la ciencia, de sus experimentos, de sus teorías, y de su aplicación práctica, mediante las patentes y la comercialización de productos resultantes de todo esto. Recortar todo esto, nos devolverá al siglo XIX (y eso siendo optimista).

De hecho, creo que es lo quieren hacer: esa España casposa, retrógrada, amante de la Iglesia y del control del pueblo, un pueblo para ellos que debe ser ignorante, esa España que echa de menos el franquismo, las colonias y el poder absoluto, haciéndose favores entre ellos y despreciando a los demás y, sobretodo, despreciando todo lo nuevo, la innovación y el conocimiento. Esta es la España que manda, porque sigue dando dinero a los bancos, mantiene el presupuesto del ejército, y sube todos los impuestos y tasas habidas y por haber, para limitar la capacidad de la base de la sociedad.

Por este motivo, si se recorta en educación y ciencia, volveremos a esa España primigenia y totalitaria. Creo que es algo que deberíamos reflexionar todos y empezar a ver que el problema para erradicar es la parte de arriba, que es la más pequeña.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: