La eterna cuestión de la utilidad

Hoy me voy a permitir el lujo de dar mi opinión sobre un tema. No es que no lo haga cada vez que publico (lo hago siempre, obviamente), pero me refiero a que hoy lo voy a hacer en base a una opinión formada que tengo sobre una temática alrededor de la ciencia, no puramente científica, y con la que no me puedo apoyar con argumentos de artículos y hechos demostrados empíricamente (quizá solo con encuestas de percepción de la ciencia en la sociedad, pero no dispongo de ellas).

Quiero hablar sobre la diferencia que se crea entre la ciencia aplicada y la ciencia básica. La primera dudo que necesite explicación ya que su nombre lo indica, mientras que la segunda es quizá un poco más complicada de entender (algunos, por eliminación, quizá habréis intuido o sabido de qué trata [excluidos quedan los científicos: si no lo sabéis, retiraos]). La ciencia básica es esa ciencia que implica estudiar temáticas que no obtienen ninguna aplicación, como ocurre con la zoología, la botánica, la paleontología, la astrofísica e, incluso, algunas investigaciones en campos donde se suelen obtener beneficios comerciales por sus descubrimientos (principalmente en ciencias biomédicas, sobre todo cuando no se conoce la función de tal o cual gen o proteína).

Estas disciplinas (y muchísimas otras que me dejo por el camino por olvido o por desconocimiento de su existencia) se llevan partes muy pequeñas en el pastel de los presupuestos en investigación. Incluso reciben 0 y deben cerrar sus líneas. Suelen despertar poco interés en el público, ser objeto de burlas para la gente ignorante y causar más molestias que beneficios para ciertos grupos de poder. Son esas que despiertan esas terribles, aterradoras y lamentables preguntas que nunca quieres oír: ¿y para qué sirve?, ¿tiene alguna utilidad?, ¿a alguien le importa? Un conjunto de preguntas que provocan que el alma te caiga a los pies, que te crean una rabia más potente que las erupciones más devastadoras de los volcanes Krakatoa, Vesubio, Saint Helens y Mont Pelée juntas y que empieces a tener una crisis existencial preguntándote si merece la pena investigar algo si nadie le encuentra utilidad, se lo toman a broma y te desacreditan cada dos por tres. Por suerte, este sentimiento suele pasar a medida que intentas defender tu investigación. Y, principalmente, cuando te das cuenta de que te importa una mierda lo que opinen de tu campo de trabajo, ya que realmente son ignorantes y no saben de qué hablan.

La típica frase: ¿Y para qué sirve esto? Fuente: Naukas.com

Pero el motivo más importante por el cual están completa y absolutamente equivocados es porque sí que sirve para algo, sí que tiene una utilidad y sí le importa a alguien. La utilidad es simplemente obtener conocimiento, aumentar el conocimiento que se tiene sobre un tema, y le importa a la gente que le interesa saber nuevas cosas, aprender nuevos temas, conocer más. Es decir, el conocimiento es el motor más básico por el cual se mueve la ciencia y por el cual se debe respetar más que a las madres y los padres, más que a la gente mayor, más que a la patria, más que a un supuesto dios, más que a la cosa que respetéis por encima de todo. Sin conocimiento no se avanza: primero el conocimiento de conocer algo más, algo que no entiendes (perdón por la redundancia), luego el de utilizarlo y, finalmente, el de crearlo. Sin este proceso, ahora no estaría escribiendo este texto con un ordenador, ni lo subiría a internet, ni lo compartiría en las redes sociales. Y mucho menos viviríamos en ciudades, tendríamos coches, ni electricidad, ni medicina, ni gafas, ni relojes, ni nada de lo que tenemos actualmente. Seríamos un animal más, que solo sabría cómo alimentarse, dónde dormir, dónde beber agua y dónde y cómo encontrar una pareja para reproducirse.

Por este motivo estas preguntas provocan un retroceso intelectual en el ser humano. No se puede negar el conocimiento, no se puede obviar su utilidad y no se puede ignorar. Porque causa un perjuicio a la sociedad… Y provoca que nos encontremos en un mundo donde aún no se acepten ciertas teorías demostradas más que de sobras y que deben ser impepinables para todos (ayer leía un artículo donde se decía que en EUA se tienen dudas de la edad real de la Tierra, de la evolución y del Big Bang).

Entiendo que aquellos proyectos que puedan servir al ser humano gusten a la mayoría. ¿A quién no le agradaría que se encontrara una cura para el cáncer? ¿A quién no le interesaría que se descubriera un tipo de energía inagotable, eficiente y que no provocara ningún perjuicio para el planeta? ¿A quién no la provocaría felicidad que se encontrara alguna manera de crear agua de la nada para poder abastecer a todo el planeta? Es lo más normal del mundo que este tipo de ciencia capte la atención y las subvenciones: ayudan de una manera más tangible al ser humano y crea un negocio a su alrededor (desafortunadamente hay quien juega con los resultados para enriquecerse y no para ayudar). Es más fácil sentir más aprecio por la ciencia aplicada que por la básica.

La motivación del científico según Henri Poincaré. Fuente: akifrases.com

Por este motivo pido un poco de comprensión para la ciencia básica. No digo que se la respete tanto como a la aplicada, ya que siempre estará un paso por detrás. Pero tened en cuenta que la ciencia aplicada siempre ha empezado a partir de la ciencia básica, de un descubrimiento que no tuvo repercusión en su momento y que con el tiempo se ha visto que puede ayudar a mejorar algo. Así que si alguna vez os encontráis con una persona que estudia zoología o botánica, no le preguntéis a quién importa conocer la biología de la esponja X o la planta Y, porque esa misma esponja o planta podría contener la sustancia que ayude a combatir el cáncer; a quien estudia paleontología, no le preguntéis qué uso tiene saber cómo murió el dinosaurio Z, porque podría indicar una manera de evitar la aniquilación de nuestra especie por un motivo similar; y a quien estudia astrofísica, no le preguntéis para qué sirve saber que a 500 años luz hay un planeta W que gira alrededor de una estrella V, porque podría ser que ese planeta fuera el sitio donde tenga que irse la humanidad cuando se haya cargado la Tierra.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: