Trilogía 2: Los cuatro conceptos

Siguiendo donde lo dejé en la primera entrada, quiero mostraros los conceptos clave que más me han marcado durante los debates que se hicieron.

Ciencia como obstáculo

Este concepto lo usó Pierre Fayard en el primer debate del primer día (lunes 15). Puede parecer que unas jornadas de comunicación científica no son el mejor sitio donde exponer esta idea. Pero si se analiza bien, muestra hasta qué punto cuesta hacer comunicación en esta área. Pierre Fayard recomendó cambiar ciencia por preguntas y basarse en una comunicación que lo que intente no es explicar ciencia, sino responder preguntas. Así no habría el “rechazo” que genera esa palabra.

Y esas preguntas que se quieren responde no deben ser en forma de datos aislados y colocados en un texto, libro, póster (tipo: este dinosaurio pesa X toneladas y medía Y metros de altura y Z de largo): deben contar una historia. Ahí está un punto clave que no solo remarcó Pierre Fayard, sino que también lo hicieron en el último debate casi todos los ponentes, principalmente, Bienvenido León, Miguel Ángel Sabadell y Tono Saló (fundador del Teatre de la Incertesa). La ciencia, o las preguntas a responder, deben explicar una historia que capte a la gente, sobre todo a la no interesada (también llamada no cautiva).

“Democracia científica”

Las nuevas líneas de investigación y comunicación científica de la Unión Europea se han resumido en lo que han llamado “Horizon 2020”. Principalmente piden que se haga una investigación e innovación responsable. Pero no solo responsable por el tema de investigación, sino también igualdad de género, actuación contra la pobreza, desarrollo de tecnologías, la involucración de la sociedad… Y éste último punto es el que puede ser más conflictivo.

Se pretende que la ciudadanía participe de las investigaciones desde un inicio, desde la base. Que se pregunte qué se va hacer, cómo, dónde, con qué recursos. Principalmente dirigido a unas temáticas de profundo impacto social (cambio climático, acceso al agua, energías renovables, salud…). Por esto lo llaman democracia científica, porque el ciudadano tendrá la opción de intervenir, de pedir, de elegir qué vías de actuación, qué proyectos. Quizá no siempre sea necesaria la ciudadanía en su conjunto, a veces solo dependería de una asociación o un grupo de afectados.

Esta intervención externa puede generar un cierto recelo. Si hemos dicho que a la gente le cuesta acercarse a la ciencia, ¿cómo van a poder decidir por dónde debe ir una investigación? ¿Y si opinan, será manipulados por los medios o será como la política: votar por votar? Si se basa en la democracia que existe actualmente, yo tengo mis dudas de que sirva, porque cortará alas, principalmente a la investigación básica que no tenga un impacto social. Pero si se hace bien, puede ser muy interesante y beneficioso lo que pueda salir.

Ciencia, pero ¿de qué manera?

Arriba he comentado que se debe contar una historia, y esta historia debe captar al público. Para hacerlo debe ser entretenida, seductora, incluso hasta divertida. Pero no debe perder su rigor ni banalizar. Y estas historias se pueden transmitir en el vídeo, en el teatro, por escrito, dibujando.

Quizá el museo en este sentido es más complejo. Es más complicado que pueda explicar una historia, aunque puede llegar a hacerlo. Pero sí que puede ser divertido, entretenido, seductor. También puede educar. Características que se critican cuando son únicas en un museo, igual que si se centran solo en tecnologías o solo en la interactividad. Todo en su justa medida creo que es necesario.

Pero sobre todo, de manera indispensable, tal y como dijo Guillermo Fernández, un museo debe ser SINGULAR. Tener algo que lo haga único, irrepetible. Y si no es el museo como edificio, que lo sean las exposiciones en su interior. Tener ese punto de que si no lo ves ahí, no lo verás en ningún otro sitio: ni en casa, ni en la escuela. Y, de hecho, el factor singular se puede aplicar a todos los ámbitos de comunicación científica, a todas las historias que respondan preguntas.

Público latente

Esta fue una sorpresa rotunda. Cuando dijeron en el último debate que había un público latente esperando buena ciencia, me sorprendió. Nos han vendido la moto que la ciencia no interesa y parece que no es cierto. Y nos dieron muestras de que lo que dicen puede ser cierto: los teatros con obras científicas se llenan, el Famelab llenó en cada actuación, la revista Muy Interesante es la tercera más vendida de España (aunque reconozco que no es el tipo de ciencia que prefiero ver). Están allí.

Incluso ahora que he colaborado en la nueva temporada de Tres14 (momento de publicidad: no os perdáis todos los domingos a las 20:30 en La 2, a partir del 28 de septiembre, los nuevos programas de Tres14), he visto que hay gente ansiando por verla y que pedía cuando volvían a hacerla, etc.

Lo que pasa es que la ciencia no ha sido una apuesta de las cadenas de televisión. Los documentales de la 2 se los miran poca gente (reconozco que yo lo hago y no es para hacer la siesta) y que la otra cara de la ciencia son Flippy o Marron en El Hormiguero, que… bueno, eso no es ciencia, es espectáculo, curiosidades y entretenimiento, pero nadie encuentra su vocación viéndolos.

En este sentido, comentaban en el mismo debate que es necesario educar a la audiencia, pero también a los ejecutivos. Miguel Ángel Sabadell puso como ejemplo un programa que querían hacer sobre ciencia y uno de los ejecutivos preguntó si saldrían ovnis…

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: