Ranocalipsis

La siguiente historieta está basada en un artículo donde se expone que se puede haber encontrado una cura para la enfermedad que está diezmando los anfibios, la quitridiomicosis. Dicha cura crea resistencia al hongo que causa la enfermedad. Aun así, el porcentaje de supervivencia con la resistencia tan solo alcanza el 20% (que sin ella es del 0%).

Esta enfermedad es uno de los motivos que está llevando a la disminución y desaparición de casi todas las especies en anfibios, juntamente a la pérdida de hábitat y al cambio climático.

RANOCALIPSIS

El ser de un color hablaba con otro ser como él. Emitían sonidos que no entendía mientras los miraba desde el sitio invisible donde me habían puesto. De vez en cuando saltaba y me miraban, pero volvían a emitir esos sonidos, mirándose. Era algo parecido a cuando croaba y había otro como yo a mi lado y me respondía, así que hacía tiempo que lo llamé “croar”.

Mientras seguían croando, un ser muy parecido a ellos pero más pequeño y con un sonido más agudo les trajo algo que se metieron en la boca. Debía de ser su alimento. Eran cositas pequeñas. Durante un instante, ambos seres croaron el mismo sonido… algo así como: “aarrrrooozz”. Así es como se debía llamar ese alimento.

Rana veneno de flecha dorada - 2

Esta rana podría ser perfectamente la protagonista del cuento. Fuente: Flickr

Cuando terminaron, el ser de un color cogió una cosa y la puso sobre la mesa. Empezaron a hacer gestos con sus extremidades delanteras, tocando distintas partes. El que no iba de un color tocó muchas veces una parte, croando muy fuerte. De repente se levantó y croó muchas cosas de las que soló entendí: “ma-pa”. Y se fue. El ser de un color cogió el sitio invisible donde estaba y lo elevó, mientras se movía a su lado (conmigo allí). Veía el suelo alejarse de mí y estaba asustado. Empecé a saltar pero no podía salir, algo lo impedía. El hombre me croó y puso algo encima de mí, todo se volvió negro. Me sentí perdido.

Volvió la luz. No sabía dónde estaba, pero se parecía a donde vivía antes de que el ser de un color me pusiera en el sitio invisible. Notaba la misma humedad, el mismo calor. Lo vi a él, mirando una cosa que hacía que se moviera otra, y esta que se moviera otra, hasta un punto donde algo no se movía.

Me miró, miró arriba, miró a otros sitios y dejó las cosas que miraba antes y vino a mí. Cogió el sitio invisible y quitó una cosa que había encima de mí. Luego me cogió, antes de que pudiera saltar y me dejó cerca de agua. Notaba como la humedad aumentaba. Salté y no encontré nada que me parara. Seguí saltando hasta que caí en el agua.

Chytridiomycosis2.jpg

El hongo que produce la enfermedad, en la piel de un anfibio. «Chytridiomycosis2» por Este archivo carece de información acerca del autor. – Daszak P, Berger L, Cunningham A, Hyatt A, Green D, Speare R. Emerging Infectious Diseases and Amphibian Population Declines. Emerg Infect Dis [serial on the Internet]. 1999 Nov-Dec. [cited 2007-06-30] Available from [1]. Disponible bajo la licencia Public domain vía Wikimedia Commons.

Pero antes de irme más lejos, me volvió a atrapar. Me tiró agua por encima y me dejó otra vez. Esa agua era rara. En los sitios donde tocó el agua del ser de un color empecé a sentir malestar… Me metí en el agua, pero salí como pude porque no podía nadar y otra vez todo se volvió oscuro. Esta vez notaba algo dentro de mí, algo encima de mí, algo en mi piel.

Abrí los ojos. No sentía nada en mi piel. Parecía que alrededor mío habían cambiado cosas. No notaba la misma humedad, ni el mismo calor. Algo había pasado. Me moví e hice un salto pequeño hacia donde antes había agua. Cada vez hice saltos más grandes, y más grandes, hasta que salté como antes.

Empecé a notar la humedad, cada vez más. Todo parecía ser como era antes, lleno de seres como yo. Estaban quietos. Demasiado quietos. Vi que tenían cosas blancas en la piel. Estaban muertos. Algunos no tenían ni piel, solo quedaba su interior blanco y duro.

Dead Bd-infected Atelopus limosus at Sierra Llorona (posed to show ventral lesions and chytridiomycosis signs)

Rana Atelopus limosus muerta en Panamá por quitridiomicosis. Fuente: Flickr

Algo se movió. Era grande. Vi que era un ser que el ser de color tenía cuando estaba con él y recuerdo que croaba algo como: “mo-no”. El “mo-no” me miró, se acercó a mí. Salté y el “mo-no” se apartó rápido. Luego bebió agua y se fue.

Fui al agua. Unos seres que solo nadaban intentaron morderme, pero en el último momento se iban. Busqué a otro como yo, pero estaban todos quietos, muertos. Algunos enteros, a otros les faltaban partes. Me di cuenta que estaba solo. Que no había otro ser como yo. Decidí nadar por el agua e ir hacia donde la tierra tapaba el sol y el agua caía del cielo.

No encontré a nadie. Estaba solo. ¿Era yo el último?

Anuncios

One Comment on “Ranocalipsis

  1. Pingback: Esperanza anfibia | Divulgador Herbívoro

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: