Zaragoza fue D+Iado: innovación y divulgación por un tubo

Dos días después, me pongo a hacer balance de estas segundas Jornadas de Divulgación Innovadora (a partir de ahora D+I), y cuatro días después consigo publicarlo. Francamente, he de decir que han sido geniales: charlas, talleres, proyectos, networking y la gente que he conocido.

No se pueden comparar con el Campus Gutemberg de Barcelona, pues se trataba de un ambiente totalmente distinto. El primero era totalmente ortodoxo, donde me situé en el lugar por dónde actualmente discurre la comunicación, mientras que las D+I me han servido para disparar mi imaginación e intentar conducir mis proyectos futuros, pues busco ser innovador en este mundo.

Y aunque escribo en un blog, que no es lo más innovador, sí que quiero serlo con la forma: como algunos ya sabréis, quiero contar historias. Como esta historia sobre las D+I.

17 de octubre: La ilusión del primer día

El viaje empezó pronto. Salíamos los tres compañeros del Máster en Comunicación Científica (a partir de ahora MCC) desde Barcelona para llegar a Etopia, en Zaragoza (no confundir con Etiopía, bastante más lejos), donde nos esperaba otra compañera, quien iba a hablar sobre la participación ciudadana en la neuromejora. Además, conocimos a dos más de la versión online del MCC (un placer haberlas conocido, son dos encantadoras personas).

Cabe decir que al salir de la estación nos encontramos casi en los Monegros, ya que Etopia está en las afueras de Zaragoza (o eso me pareció). Pero encontramos nuestro destino, nos identificamos y empezamos.

¡Y cómo empezamos! Un hombre, José Antonio Pérez (lo encontraréis en “Mi mesa cojea“) nos dejó la mandíbula desencajada de tanto reír, hablando de las bondades de la gente que es entrevistada por motivos científicos en La Contra de La Vanguardia.

Buena manera de empezar, la verdad. Sobre todo sabiendo que es el guionista del nuevo programa de humor y ciencia Órbita Laika (promete mucho).

ciencia con humor

Cartel de Órbita Laika. Programa de ciencia y humor que se estrenará en La 2 en Diciembre, presentado por Ángel Martín y con la colaboración de grandes comunicadores como Scientia, @aberron o América Valenzuela

Siguiendo el programa, el nivel no bajó: él mismo nos habló (lo que pudo) del proyecto de Órbita Laika, José M López Nicolás (del gran blog Scientia) nos mostró qué es lo más visto en ciencia (sexo, humor y polémica) y Antonio Martínez Ron (del blog Fogonazos) remarcó la importancia de las historias detrás de las fotos, de los hechos, de la ciencia.

Parece que todo gira en torno a las historias.

A estos tres fenómenos les siguieron cuatro interesantísimos proyectos:

  • Javier Bollaín habló de la app Dinoscience, para aprender más sobre los dinosaurios, dónde hay yacimientos, museos, etc, y nos explicó sus puntos fuertes y débiles;
  • Jesús Ángel Gómez Martín presentó Cienciaterapia, que acerca la ciencia a los niños hospitalizados mediante experimentos que los distraen de la realidad que viven;
  • Marta Giménez mostró las cápsulas de nanociencia que hacen en el Instituto de Nanociencia de Aragón, en la Universidad de Zaragoza; y
  • Mercedes Asenjo, de Azar Teatro, comentó la relación de la ciencia en el teatro.

De ellos saco que hay que vigilar con el tamaño de datos que alcanza una aplicación, que la ciencia para los niños es una muy buena manera de entretener (y para salirse de los tópicos magos y payasos) y que hay que ser muy buena persona por querer hacer algo por ellos, que hay que tener buena relación con los guionistas para hacer vídeos y que todo formato es válido para hablar de ciencia, aunque sea indirectamente.

Creo recordar que hubo entonces el café, momento para empezar a conocer más la gente, comentar lo que se ha dicho y reencontrar personas que conocí en el Campus Gutemberg.

Al retomar las charlas: pasamos a llevar la ciencia al ciudadano. Desde peces que se llevan a los colegios (Una cebra en el agua), hasta neuromejora (NERRI), pasando por ideas que giran en 360º (de ciudadano a investigador y pymes y vuelta al ciudadano) y adopciones de planta para conocer el estado de conservación de la flora. Este punto de usar el ciudadano en la ciencia, o mejor dicho, de incluirlo, lo encuentro genial y tengo ideas en este sentido que espero que se pongan pronto en marcha.

Después de intentar incluir al ciudadano, nos sorprendieron con la gamificación. Dolors Reig nos mostró cómo motivar a la gente (sobre todo a los niños) mediante juegos, donde las recompensas sean reales, pero no materiales. Hasta puede servir para corregir la impaciencia de los jóvenes, de manera que reciban las recompensas si esperan.

gamificación para motivar en ciencia

Estos son los diferentes tipos básicos de jugadores en los juegos: el que quiere matar, el que quiere conseguir objetivos, el que socializa y el que le gusta explorar.

Justo antes de la comida, nos hicieron un pequeño vermú científico que, al menos yo, engullí enseguida de lo bueno que estaba (¿alguien me puede recordar qué comimos?). Y muy bien acompañado de una cerveza Ámbar de trigo. Al terminar el aperitivo, y como no habíamos pagado por la comida allí, nos fuimos a un restaurante de la estación de trenes donde comimos francamente bien: tortilla de patata, huevos estrellados con chistorra y pulpo a la feira. Not bad.

Al proseguir las D+I, llegó el turno de los Divulgadores Anónimos, donde nos presentábamos, decíamos lo que hacíamos y que buscábamos. Yo no conseguí a un programador joven, aunque sí unas cuantas risas por el comentario.

Y luego empezamos a preparar el terreno para el stop-motion. Con las indicaciones de La Mandarina de Newton conseguimos, después de mucho esfuerzo, ponernos de acuerdo con un tema para plasmarlo al día siguiente (al que llamamos El Espectro)

Cuando se terminó el taller, fuimos pitando al hostel a registrarnos (nos saltamos La Magia de la Tabla Periódica… perdón) y volvimos (aunque perdimos a una compañera por el camino) para la actuación de Los Gandules, que cerraba el primer día. Os paso sus canciones y juzgáis vosotros mismos (se juzga mejor con unas cuantas cervezas).

 

Ésta es su intro (o sus teloneros, que son ellos mismos):

Después del concierto (y casi fuera de programa), llegó el momento del Beer for Science, en el que recuperamos a la compañera perdida. Qué decir… pues que me lo pasé en grande hablando con compañeros divulgadores, conociendo gente, teniendo el privilegio de hablar con tres de los finalistas de Famelab en España, compartiendo cervezas, tapas y anécdotas (aún sigo pensando como salió lo de tirarse a una gallina y lo del lanzallamas… quizá Fer me lo puede recordar) hasta las 4 de la mañana. Inolvidables y grandes momentos.

18 de octubre: Con ganas de más

Empezar el segundo día costó. Dormidos y con algo de frío (mis compañeras se taparon con lo que pudieron en la habitación del hostel, ya que no quisieron coger sábanas, y yo me dejé el pijama en casa), nos levantamos, desayunamos y cogimos un taxi para volver al desierto donde estaba Etopia (no nos veíamos con fuerzas de ir andando, aunque fueran 20 minutos).

Total, llegamos allí y empezamos con intersecciones, mezclas, mestizajes… Arte y ciencia, vaya. Dejar de separar las dos culturas y volver a unirlas (algo que parece que es lo que intenta el movimiento “tercera cultura“, concepto que desconocía y del que hablaré en un futuro).

Primero con las experiencias musicales de Antonio Arias, luego con la fusión de literatura y ciencia de Gustavo A Schwartz, siguiendo con Josep Perelló y su idea de hacer exposiciones de experimentación en los museos de arte, y con los grafitis como método de acercar las matemáticas por parte de David Martín. Para finalizar, la emotiva y genial exposición de Ariane Koek, que forma parte del centro de artistas residente del CERN.

Con todos ellos, la idea que debe quedar en mente es que no debemos solo explicar la ciencia, tenemos que conseguir inspirar y crear con la ciencia.

Turno del café, de ver los efectos en persona del Beer for Science en los demás y de comentar las implicaciones de unir ciencia y arte.

Luego seguimos con juegos y cómo motivar a los niños y jóvenes: desde papiroflexia como excusa para enseñar mates a niños conflictivos (tiene libro y todo: Doblando las Mates), hasta teatro con robots, pasando por jugar con Lego y aprender a programar con ellos y luego imitar a CSI con la resolución de un caso gracias al análisis de un material con todos los medios de los que disponen los laboratorios implicados.

Pero el punto no es solo jugar: todos ellos usan los juegos para generar historias donde la ciencia aparece y permite su aprendizaje. Es decir, volvemos a las historias. Again.

Y haciendo historias, retomamos la segunda parte del taller de stop motion con La Mandarina de Newton. Pusimos todo nuestro empeño en hacer un buen vídeo y… bueno, esto es lo que salió después de una hora de querer representar el espectro electromagnético:

Particularmente, a mí me encanta 🙂

Terminamos con la visualización de todos los vídeos, algunos muy buenos, y nos fuimos a comer.

Otra vez, al no tener comida pagada, salimos de Etopia y nos fuimos a Lisboa (la verdad es que hicimos ruta por el mundo, porque el bar de la noche anterior era el Café Praga, comimos el segundo día en el Bar Lisboa y las D+I se hicieron en Et(i)opia, y todo sin salir de Zaragoza, que tiene mérito). Creo que comí uno de los mejores tomates que he probado nunca… eran deliciosos, con un sabor para morirse.

Con el estómago lleno, llegó la última de las mesas redondas, con la oportunidad de conocer otros formatos innovadores para divulgar, como el reciclaje de Tadeo Jones, capaz de explicar ciencia antes que Sálvame (mucho mérito poner ciencia en Telahinco, digo… Telecinco), el uso de infografías para aclarar conceptos, la creación de “el pronóstico del cielo” y el nacimiento de un posgrado en imagen científica, con una muestra de bellísimas imágenes relacionadas con la ciencia, hechas por Luis Monje Arenas.

Salimos de la última charla para volver a ser niños, construyendo robots. En un grupo majo nos pusimos a crear lo que resultó ser un “elevador de pelotitas”. Suena mal, lo sé, pero es que no sé cómo definirlo, francamente. Además, los diferentes robots tenían que hacer un circuito, pero no sé por qué, el nuestro no se incluyó. Os dejo con el “cómo se hizo” e intentáis definir el aparatito.

Cabe decir que la construcción estuvo amenizada por la música de Antonio Arias.

Una vez volvimos a ser adultos, nos metimos a ver Teleciencia, por eso de comprar algún producto de ciencia totalmente innecesario. Vaya, lo típico. Yo me llevé algo que no necesitaba y que no era científico, así que imaginaos cómo me engañaron.

Esta taza del Real Zaragoza es lo que me llevé del Teleciencia... gracias a Óscar Menéndez. Una más en mi colección de tazas.

Esta taza del Real Zaragoza es lo que me llevé del Teleciencia… gracias a Óscar Menéndez.
Una más en mi colección de tazas.

Ya en el último acto al que asistimos (sino perdíamos el bus de vuelta), descubrimos el resultado de un experimento de inteligencia colectiva que buscaba conseguir los 10 imprescindibles de la Divulgación Innovadora. Creo que el 6 era mío, pero no estoy del todo seguro.

Desafortunadamente nos perdimos la actuación de los monologuistas de Famelab… Y jode, porque he visto por el pájaro azul que la gente rió muchísimo. Y es normal, Ricardo Moure, Ana Payo y Santi García son muy buenos.

Así que se terminó y nos fuimos de Etopia rumbo a coger un bus que me mareó hasta Barcelona, de vuelta a la rutina. Pero con una maleta de ideas, recuerdos y gente inmensa y genial.

Gracias a todos y, sobre todo, a la organización. Chapeau!

DH

PD: es imposible poner todo lo que se dijo por aquí, casi me da para escribir un libro. Os recomiendo que sigáis a las personas que menciono (en principio, todas tienen enlace a twitter, blog, web, lo que sea). Pero sobretodo quedaros con Operación Laika, Cienciaterapia, Adopta una planta y Papiroflexia para toda una tribu. Sencillamente geniales.

PD2: También os recomiendo seguir el hashtag #dmasi, donde encontraréis todos los tuits hechos durante las jornadas. Y aprenderéis más cosas… aunque no todo lo que se dijo.

Anuncios

10 Comments on “Zaragoza fue D+Iado: innovación y divulgación por un tubo

  1. Ciertamente, mi colección se va rompiendo, porque tengo el fallo de usarlas para desayunar.
    Ya en serio, estoy completamente de acuerdo en cómo separas Campus Gutenberg y Divulgación Innovadora. Aún diría más: creo que el primero es mas profesional, de gente que se dedica a esto como trabajo pleno, mientras que el segundo es un evento más centrado en gente que divulga desde sus puestos científicos (aunque no sé si esa es su intención final, la verdad).

    Me gusta

    • Es un defecto que tenemos los coleccionistas de tazas, francamente.
      Te doy toda la razón, da la sensación que las jornadas D+I están más centradas en quien lo hace como hobby o de manera secundaria. Pero también es verdad que los formatos que se presentan son complicados de mantener como primer trabajo con el que ganarse la vida. De hecho, esto es lo que eché más de menos: alguien que presentara un formato innovador y con el que se pudiera ganar la vida.

      Me gusta

        • Vale, reconozco que he generalizado, porque no conozco exactamente lo que haceis la mayoría de los comunicadores.
          Pero para alguien como yo, que acaba de entrar en este mundo, que empieza a conocer a más gente, lo que hacen… Me da la sensación que solo te puedes ganar siguiendo unos canales concretos, donde todo parece muy endogámico.
          Pero si se quiere salir un poco de estos canales, no parece que uno se pueda ganar la vida.
          Y me frustra, porque veo la mayoría de estos canales saturados y que no hay espacio para uno más (a parte que no soy muy proclive a ir por canales establecidos).
          Por esto he echado de menos un perfil más “profesional” en las jornadas D+I. Pero veo que tendré que usar la táctica de Juan Palomo 🙂

          Me gusta

  2. Un placer donar una taza para una colección tan importante.
    Yo colecciono tazas de museos de ciencia (sólo bonitas, o sea que es muy pequeña), por si quieres devolver el favor.

    Me gusta

      • Muchas gracias por tu completa crónica, no sólo descriptiva sino con opinión, lo que nos ayuda mucho a quienes estamos detrás de las D+I (aquí, al habla, su coordinadora).
        Voy tomando nota de todo lo que decís para las terceras. Y también os confieso que necesitaría tres días para que entrara en el programa todo lo que me gustaría incluir.
        Intento mirar en todas las direcciones en busca de divulgación creativa y, tienes razón, muchos de los ponentes suman la divulgación a sus ocupaciones principales, como profesores, investigadores o músicos, pero otros viven de ello (o lo intentan). Además del gran Óscar Menéndez: José Antonio Pérez, Antonio Martínez Ron, Javier Bollaín y su app Dinoscience, La mandarina de Newton que ofreció el taller de stop motion, la propia Ariane Koek, Ricardo Domínguez y sus robots actores, Pablo Gutiérrez, Mario Viciosa… Y también algunos investigadores han colocado la divulgación en el centro de su trabajo, no como algo colateral, como Gustavo Ariel Schwartz o Josep Perelló.
        Se innova desde muchos frentes. A mí me gusta mucho el formato panorámico de las jornadas, aunque soy consciente de que aún hay cosas que se han quedado fuera de plano y que están esperando a la siguiente edición para subir al escenario de Etopia.
        divulgacioninnovadora@gmail.com abierto 24 horas a sugerencias, críticas y opiniones.
        ¡Hasta la próxima!

        Me gusta

        • Hola Pilar,

          Primero de todo, agradezco que hayas visitado el blog, que hayas leído esta entrada y que te hayas tomado el tiempo en comentar. Me alegro que os pueda servir de algo mi humilde opinión.
          Me imagino que se deben quedar fuera algunos proyectos tan interesantes como los que nos habéis traído este año.
          Pero sobre todo, agradezco que me hayas dicho los nombres de las personas/empresas que viven de la divulgación más innovadora. Es obvio que generalicé en exceso con el comentario anterior y se debe principalmente a mi poca experiencia en el sector. Por eso valoro mucho que me lleves la contraria y me digas quiénes viven de esta actividad o quiénes se centran mucho en ella.
          Aun así, me sigue dando la impresión que en lo que se refiere a divulgación innovadora hay poca gente viviendo de ella, mientras que hay muchos más viviendo de la divulgación más clásica. Como le dije a Óscar Menéndez, no soy de usar las líneas convencionales (aunque si no hay más remedio, las uso), por esto eché un poco de menos esto.
          Ahora, le pongo esta pega a las Jornadas D+I por ponerles alguna pega, porque no encontré nada mal en la organización ni la programación, ya has visto la entrada. Salí encantado, habiendo conocido buenos proyectos y habiendo conocido gente nueva (y quien sabe si de allí puede salir alguna colaboración futura).
          Otra vez, gracias por pasar por aquí y comentar. Y felicidades por la organización (por si no lo puse en la entrada).

          DH

          Me gusta

          • La lógica ‘evolutiva’, en todo caso, lleva a que D+I se diferencia de sus competidores. Por pura lógica.
            Me pasa aquí, y ciertamente también en el Gutenberg, que veo poca gente hablando de cómo monetarizar sus actividades, más allá de la consabida ayuda Fecyt (a la que, por cierto, los ‘empresarios’ raramente acudimos, al menos de manera directa). Sé que soy un poco pesado en eso, pero sí me gustaría que se hablara más de esas necesarias entradas económicas.

            Me gusta

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: