Querida Gaia

Tal y como os dije la semana pasada, algunos de los cuentos que voy a escribir este año van a servir para hacer un libro. Éste es el primero de ellos. Es el menos científico, pero tengo que introducir un poco de qué va todo. Os dejo con la Primera Carta de Fe a Gaia.


“Querida Gaia,

Seguramente no sepas quién soy. Espero que no sea así, pues en ese caso tendré otro motivo para recriminar a tu madre sus actitudes.

Tanto si lo sabes como si no, déjame presentarme: soy Félix, tu abuelo paterno (preferiría que te refirieras a mí como Abuelo Fe). Nos conocimos siendo tú muy pequeñita y solo pude disfrutar de tu presencia unas pocas semanas, pues estaba muy cercana nuestra separación, aunque no lo supiera cuando te vi por primera vez.

Yo no estaba muy bien de salud por aquel entonces. Y pronto me di cuenta de que no estaría a tu lado para cuando pudieras entender todo lo que quería contarte. ¡Me dio muchísima rabia! ¡Tampoco podría verte crecer y convertirte en toda una mujer!

Además, tenía la sensación de que tú hubieras sido la única capaz de entender de verdad mis historias.

Por este motivo, las vas a recibir en forma de cartas (como la que tienes en tus manos y las que vendrán en un futuro). De hecho, ésta es la última que escribo. Es la que más me está costando, pues es mi último mensaje para ti y será la primera que leas, así que es una carta de presentación con alma de despedida.

Te estarás preguntando por qué las recibes después de tantos años: tenía que asegurarme que empezaras a leerlas a una edad en que pudieras entender mi legado, lo que he hecho. En este sentido, confío ciegamente en tu madre.

Tuve muchas diferencias con ella, pero nunca dudé de su capacidad a la hora de criarte y sé que en su momento consideraba mis experiencias enriquecedoras para todos, especialmente para ti. Espero que lo siga haciendo.

Por este motivo le di todas las cartas a ella para que, algún día, te las dejara leer. ¡Y parece que por fin ha llegado el momento!

Probablemente te estés preguntando qué narices puede ofrecerte tu abuelo, al que jamás has conocido de manera consciente, después de tantos años. Bueno, la verdad es que puedo ofrecerte mucho (o eso espero), siempre y cuando estés interesada en lo que quiero contarte y consigas entender mis cuentos, claro. No te asustes con la palabra cuento. No te considero tan niña ni tan infantil como para hablarte sobre hadas, príncipes y todo eso. Aunque sí te hablaré de dragones y unicornios.

Pero déjame que te explique.

Mis cuentos son historias reales pero maquilladas. En cada historia que te voy a contar, es decir, en cada carta, he alterado los personajes y los lugares, pero no los sucesos ni la esencia. Por ejemplo, te voy a hablar de cómo despertó el mundo, de cómo el “individuo” dio paso al “colectivo”, de cómo el unicornio consiguió su cuerno, de por qué el dragón murió de hambre al quemar el mundo, de qué relación tiene el aire que respiran las flores con el calor que hace (y que permite que un planeta tenga vida), de qué están hechas las cosas, y alguna historia más.

Llegados a este punto quizá hayas empezado a sospechar. Si es así, eres más perspicaz de lo que pensaba. En caso contrario, no pasa nada, tienes tiempo para entenderlo. Además, no espero que lo comprendas todo en esta primera carta.

No sé cuando te dará tu madre la próxima, pero tiene instrucciones de no darte la siguiente hasta que no entiendas el contenido de la anterior (con la excepción de esta primera). Deseo que ella lleve a cabo su parte del trato que hicimos, pues no albergo muchas esperanzas del futuro que tendréis (es decir, del presente que tenéis: ¡qué difícil es escribir para un momento que no voy a vivir y para una persona que no he tenido el placer de conocer bien!).

Creo que no me dejo nada en nuestro primer contacto.

Ah sí, una cosa más. Puedes escribirme cartas y dárselas a tu madre. Ella sabe cómo te las respondería. Aun así, no pueden ser preguntas sobre los cuentos. Si tienes dudas, tu madre te dará pistas, pero no te los solucionará.

Ahora sí. No me dejo nada más por hoy.

Mi más sincero cariño y amor,

Tu abuelo Fe.”


DH

PD: Agradezco a Fernando la revisión de la carta 🙂

Anuncios

2 comentarios el “Querida Gaia

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: