El juego de imitación

Hoy voy a hablar de matemáticas. Me imagino que os sorprenderéis (hasta yo mismo lo hago), pero creo que es un buen momento. El lunes fui a ver la película sobre la vida de Alan Turing, “The Imitation Game”. No os voy a explicar el argumento ni voy a hacer una crítica del filme, pero sí que me interesa hablar del test de Turing, también llamado como el título de su biopic.

Antes de meterme de lleno en el tema, quiero hacer una pequeña biografía de Alan Turing. Nació en Londres en 1912 y ya desde pequeño dio muestras de su genialidad, resolviendo problemas matemáticos antes de aprenderlos en la escuela.

En 1931 entró en el King’s College, licenciándose con nota en 1934. En su artículo más memorable, Turing ideó las llamadas máquinas de Turing, unos modelos de computadoras que aún hoy son herramientas clave dentro de la teoría de computación.

Después de licenciarse y doctorarse, participó en la Segunda Guerra Mundial como criptoanalista, intentando descifrar el código Enigma de los alemanes (en la foto de abajo: la máquina Enigma).

Alan Turing Memorial

Estatua en honor a Alan Turing, en Manchester. Foto de Bernt Rostad.

Al acabar la guerra, volvió a trabajar como matemático en Manchester, creando el programario de uno de los primeros ordenadores auténticos. Fue allí donde escribió el artículo en el que exponía el test de Turing, como herramienta para atacar la inteligencia artificial.

Al final de su vida, se dedicó a estudiar biología matemática, intentando comprobar la existencia de los números de Fibonacci en estructuras de plantas. De hecho, el año pasado se confirmó la existencia de las dos moléculas que Turing predijo que eran las encargadas de formar las estructuras y patrones en animales y plantas (siendo el único artículo que escribió sobre el tema).

Durante toda su vida, Alan Turing fue homosexual, que se consideraba ilegal en el Reino Unido en esa época. Al saberse, las autoridades le dieron dos opciones: la cárcel o un tratamiento hormonal con estrógenos para arreglar su “desviación”. Turing se suicidó al cabo de un año, en 1954, comiendo una manzana con cianuro. No fue hasta finales del año pasado, que la reina de Inglaterra pidió perdón a Alan Turing por haberle acusado y condenado de ser homosexual. Lástima que llegó casi 60 años tarde.

enigma machine

La máquina Enigma de los nazis. Foto de David Perry.

El Test de Turing

Volviendo al tema del que quería hablar, el juego de imitación fue propuesto en 1950. Este test servía para conocer el alcance de la inteligencia artificial de una computadora. De hecho, Turing dijo que era demasiado difícil definir la inteligencia, así que ideó un método que consistía en contestar las preguntas de una manera ambigua que se hacían a una pregunta relacionada.

Pero en realidad, el juego de imitación y el test de Turing no son exactamente iguales, aunque partan de la misma premisa: la capacidad de imitar.

  • El juego de imitación estaba formado por dos sujetos, un hombre y una mujer, y un juez. Éste no podía ver a los dos sujetos y mediante las respuestas a las preguntas, debía saber quién era el hombre y quién la mujer.
  • El test de Turing también usaba un juez y dos sujetos, pero éstos eran un humano y una máquina. El mecanismo era el mismo y el juez tenía que distinguir quién era la máquina y quién el humano. Si no lo conseguía, se decía que la máquina había pasado el test.

El objetivo de los sujetos no era contestar correctamente todas las preguntas, sino hacerlo como si fuera el otro, por eso se llama de imitación. Cabe decir que tanto las preguntas como las respuestas debían ser escritas, no dichas.

Alan Turing escribió el artículo con el test/juego cuando se dio cuenta de las dificultades que había de que las computadoras algún día rivalizaran con la inteligencia humana. En el mismo, también se tratan temas como respuestas al concepto de máquinas inteligentes o la manera de conseguir llegar a la inteligencia artificial, con distintas aproximaciones que actualmente se tienen en cuenta.

Actualmente, el test de Turing se sigue utilizando. De hecho, el año pasado fue el primero en que una máquina consiguió pasar el test, 65 años después. Esto implica cómo ha evolucionado la inteligencia artificial desde la época de Turing.

DH

PD: cualquier error que haya sobre el test de Turing, agradeceré la corrección. No soy matemático y no sé si en algún momento he podido patinar por mi manca de conocimiento.

Actualización 22/1/15: Según me ha comentado Bernat, un compañero al que le agradezco la corrección, la máquina que pasó el test, lo hizo de una manera un poco “tramposa”, en el sentido que los jueces (se repitió el test más de una vez) le hicieron preguntas simples. En una situación normal, los jueces hubieran hecho preguntas que solamente un humano podría responder.

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: