Cuando reinó el rinoceronte

Es curioso cómo la evolución de la vida y del planeta han ido cambiando. Cómo se han ido sucediendo etapas y especies, reémplazando a unas con otras, mejor adaptadas al ambiente que les rodeaba en ese momento. Cómo especies dejan de gobernar el mundo para dejar paso a otras.

Los invertebrados terrestres gigantes, los dinosaurios, los peces acorazados, los primeros rinocerontes… Todos ellos lideraron sus respectivos ecosistemas durante tiempos concretos, ya fueran más largos o no. Pero todos cayeron. Igual que le pasará a la especie dominante actual: nosotros (aunque hay quien piensa que no somos la especie dominante).

Pongamos por caso a los antepasados de los rinocerontes: aparecieron después de la desaparición de los dinosaurios, como casi todos los linajes de mamíferos actuales. Durante muchos años fueron aumentando de tamaño, diferenciándose de las demás especies de su misma rama evolutiva: caballos, cebras y tapires (todos del orden de los perisodáctilos).

Una de estas especies llegó a ser el mayor mamífero terrestre que ha caminado por la Tierra: el Paraceratherium, con más de 5 metros de altura en los hombros y unas 20 toneladas de peso. Eso sí, no tenía cuerno. Aunque con el tamaño que tenía tampoco creo que le hiciera mucha falta.

Recreación de un grupo de Paraceratherium. Imagen de Corey Ford/Alamy

Recreación de un grupo de Paraceratherium. Imagen de Corey Ford/Alamy.

Con el tiempo, los rinocerontes primitivos disminuyeron de tamaño y empezaron a tener cuernos. Un ejemplo es el Elasmotherium, con un cuerno de más de un metro de largo y que además presentaba un pelaje largo y grueso para soportar las bajas temperaturas durante el Pleistoceno, época en que hubo una gran glaciación en la Tierra.

De hecho, fue en esta misma época cuando los rinocerontes primitivos empezaron a disminuir y a perder se hegemonía de manera notable. Aunque en períodos más cálidos anteriores al Pleistoceno habían empezado a perder la supremacía frente a los primeros elefantes, durante esta época empezó a haber fuertes oscilaciones de temperatura, cambiando hasta 10ºC la temperatura media en tan solo una generación.

Fue un golpe muy duro para un animal grande, de lenta reproducción y dependiente de alimentos que crecen en ambientes estables. Pero peor fue la aparición de los humanos, que aceleró la desaparición de unos animales que hasta el momento eran francamente comunes en muchas partes del mundo, como toda Europa.

Recreación de un Elasmotherium. Nótese el inmenso cuerno. Imagen de DiBgd en Wikimedia Commons.

Recreación de un Elasmotherium. Nótese el inmenso cuerno. Imagen de DiBgd en Wikimedia Commons.

Y de allí llegamos a la actualidad, donde tan solo quedan 5 especies de rinocerontes (con unas cuantas subespecies), de las cuales 3 están en peligro crítico y las otras dos también están amenazadas. De hecho, en algunos casos la situación se acerca tanto al límite que han llegado al punto de no retorno, pues al quedar tan pocos individuos tan solo se puede esperar el momento de su extinción.

Como ha ocurrido tantas veces, unos reinados caen y otros ocupan su lugar. Algunos son más cortos u ocupan menos espacio, pero dominan su ambiente. Los rinocerontes tuvieron su tiempo, pero estamos presenciando su fin, delante de nuestros ojos. Precisamente nosotros nos consideramos los actuales reyes y dominadores del planeta, aún cuando la mayoría de insectos tienen funciones más claves que las nuestras y son más numerosos, o las bacterias dominan ambientes en los que no hemos llegado, como el interior de nuestro propio cuerpo.

Nosotros tarde o temprano también desapareceremos y dejaremos nuestro espacio para otra u otras especies que dominarán a su manera. Se podrían hacer apuestas para ver quién será, aunque yo me decanto por una evolución de los gatos domésticos: los hemos expandido por casi todo el planeta y son capaces de vivir sin nosotros.

Solo el tiempo dirá cuándo se terminarán los reinados. Quizá alguna especie de rinoceronte lo pueda ver. En el fondo está en nuestras manos ayudar a este linaje, aunque también está en nuestras manos acelerar su extinción. La decisión es del rey, actual o pasado.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: