Seres del pasado que viven en el presente

Aprovechando que el tirón de Jurassic World aún no ha terminado, quiero hablar de la emoción que sentimos muchos cuando vemos cualquiera de las películas de la saga. Poder observar a estos grandiosos animales volver a la vida, ver cómo se mueven, cómo se alimentan, qué colores tienen, cómo se comportan. Es decir, verlos vivos.

Y no solo pasa con esta saga, la serie documental Caminando entre Dinosaurios, Caminando entre Bestias, Caminando entre Monstruos y El Planeta de los Dinosaurios también nos permite ver a los seres fósiles más espectaculares cobrando vida (y con más rigor científico).

Fósil de celacanto.

Fósil de celacanto. Imagen de Sarah.

Pero realmente, no es necesario ver alguna de estas produccions para poder observar a verdaderos fósiles con vida. Los llamados fósiles vivientes son seres actuales con características muy parecidas a las observadas por especies fósiles. Y hay numerosos ejemplos, tanto en animales como en plantas.

Como los celacantos, dos especies de pez del género Latimeria, descubiertas en 1938 y 1999 respectivamente, que tienen las aletas lobuladas, es decir, parte de las aletas es carnosa, con huesos dentro. Sus parientes más cercanos son fósiles que datan de hace 400-350 ma. Estos datos tienen importancia en el proceso evolutivo que permitió el paso del agua a la tierra. Junto a los peces pulmonados, son los parientes más cercanos a los vertebrados terrestres.

Ejemplar actual de celacanto. Nótese la parte carnosa de las aletas.

Ejemplar actual de celacanto. Nótese la parte carnosa de las aletas. Imagen de smerikal.

Otro ejemplo animal es el orden de los esfenodontes, formado por dos especies vivas de tuatara. Son lagartos endémicos de las islas cercanas a Nueva Zelanda y se parecen a las iguanas, pero sus parientes más cercanos datan de hace 200 ma. Son animales de vida lenta: llegan a la madurez sexual a los 10 años y pueden llegar a vivir más de 100.

Respecto a las plantas, podemos encontrar Wollemia nobilis y Metasequoia glyptostroboides. Estas plantas tienen parientes cercanos vivos, pero sus parientes más próximos son fósiles que vivieron hace 200 ma y 56 ma, respectivamente. W. nobilis se encontró en unos barrancos de Australia en 1994 y desde entonces se ha puesto en marcha un proyecto de cultivo para vender esta planta y, con el dinero recaudado, financiar la conservación de la especie. En el caso de M. glyptostroboides, se descubrió en 1944 en China, aunque hasta 1948 no pudo ser identificada, y actualmente se encuentra en poblaciones pequeñas de no más de 30 árboles (aunque hay una población que cuenta con más de 5000 árboles).

Árbol Wollemia en los Jardins de la Tamarita, en Barcelona. Fotografía hecha por Isabel.

Árbol Wollemia nobilis en los Jardins de la Tamarita, en Barcelona. Fotografía hecha por Isabel.

Ambas especies tienen ejemplares en España: hay un árbol de 15 metros de altura de M. glyptostroboides en el Jardín Histórico de Cantabria y 4 árboles de W. nobilis repartidos entre los Jardins de la Tamarita, en Barcelona, el Jardín Botánico de Madrid y los parques de El Retiro y El Capricho, también en Madrid.

Otra planta que se considera un fósil viviente es el Ginkgo biloba. Esta es una especie muy utilizada en ornamentación. Por ejemplo, hay calles en Barcelona donde se pueden ver ejemplares de esta especie. Es tan única, que se le ha dado no sólo un género para ella misma, sino hasta una división (o filo) propia (el segundo grado más importante de clasificación en los seres vivos). Sus parientes más cercanos vivieron hace 270 ma. Los occidentales descubrimos esta especie en 1690, aunque en China, de donde es originaria, hacía tiempo que se conocía. Actualmente se considera “en peligro”, aunque su elevado uso ornamental y farmacológico asegura su supervivencia, principalmente en forma de cultivo.

La lista de fósiles vivientes no se queda aquí, pues hay más seres que entrarían en esta clasificación. El problema es que mayoritariamente son especies aisladas, que viven en hábitats residuales y que tienen poblaciones pequeñas. Es decir, que se encuentran amenazadas.

Reconstrucción de la mandíbula de Carcharodon megalodon. Comparad el tamaño de la mandíbula con la persona que hay al lado. Foto de James St. John.

Reconstrucción de la mandíbula de Carcharodon megalodon. Comparad el tamaño de la mandíbula con la persona que hay al lado. Foto de James St. John.

Pero hay un par de ejemplos que pueden ser excepciones, pues no se trata de especies solas, sino de grupos de seres vivos que hace tiempo que mantienen la forma actual: los tiburones y los cocodrilos y afines. Las primeras formas modernas de tiburones y cocodrilos aparecieron hace unos 100 ma (entre las que destaca el mayor tiburón conocido: Carcharodon megalodon, con más de 15 metros de longitud). Aun así, estos grupos hacía tiempo que existieron, pues los primeros tiburones aparecieron hace 400 ma, mientras que los primeros cocodrilos aparecieron hace unos 230 ma.

Aun así, es importante remarcar que estas especies son formas modernas, adaptadas al presente, a las condiciones, clima y hábitat que existen ahora. La presencia de unas características prehistóricas se debe a que se han mantenido durante la evolución de la especie o del grupo, pero esto no quiere decir que hayan dejado de evolucionar. Si esto fuera así, serían los mismos seres que se han encontrado en forma de fósil, pero no es así. Aunque creo que hay alguna excepción en la que el fósil y el ser vivo pertenecen a la misma especie.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: