Reflexiones mañas sobre divulgación

Un año más, las Jornadas de Divulgación Innovadora han hecho gala de su nombre para mostrar algunos de los proyectos más singulares que se llevan a cabo en el territorio español. También un año más, se han reunido un buen número de divulgadores con ganas de conocer estos proyectos y aprender de ellos. Divulgadores de gran calidad a los que desvirtualizar y, en algunos casos, conocer de cero.

Pero aparte de todas las personas presentes (conocidas y por conocer), las jornadas han dejado un conjunto de reflexiones a las que dar vueltas. Reflexiones que miran más allá de lo que se está haciendo hasta el momento y que pretenden sentar las bases por donde debe discurrir la divulgación científica (me atrevería a decir que hasta la divulgación cultural) en España. Todas ellas extraídas de las magistrales charlas de José Cervera y Jorge Wagensberg.

Una de las primeras reflexiones a las que me refiero es la medición de la propia divulgación, cuál es la manera de saber qué acciones funcionan y cuál es su efectividad. Todos creemos estar haciendo lo mejor posible, pero no todo funciona por igual, ya sea por el público, por el contenido o, en conjunto, por un mal planteamiento. No es suficiente con salir y hablar en público del mecanismo de funcionamiento de tal proteína o de ponerse a escribir en un blog la problemática de la búsqueda de vida extraterrestre.

Si tomamos como ejemplo a los medios de comunicación con contenido científico (y, de hecho a los medios de comunicación en general), vemos que están obsesionados con las estadísticas: porcentaje de share, número de diarios/revistas vendidos, páginas visitadas, visitas en la web, número de suscriptores… Que los consumidores miren o lean tal o cual cadena/periódico no significa que absorban lo que estos muestran. El problema reside, principalmente en ciencia, en que no se sabe qué medir, de manera que se opta por querer lo que sí se puede medir (la comentada paradoja de la medición de José Cervera).

Para saberlo, hay que saber a quién se dirige una acción y cuál es su objetivo. En divulgación, ¿cuál es el motivo? ¿Por qué abrimos un blog o un canal de youtube? ¿Por qué organizamos charlas y experimentos en bares? ¿Por qué vamos a las escuelas y enseñamos el método científico a los chavales? ¿Por qué ideamos una investigación en la que participen los ciudadanos? ¿Qué hay detrás de todas estas acciones?

Fotografía de José Cervera (@Retiario en twitter). Si queréis ver el seguimiento de su charla, visitad el storify de Oihana Iturbude.

Según José Cervera, hay cuatro motivos principales:

  1. Mostrar la ciencia como un proyecto para alcanzar poder. Cuando se apoya la ciencia aumenta el poder económico de una región y, con más dinero, se puede invertir en mejor armamento. Un mayor armamento implica un mayor poder (al igual que una economía más potente). El problema es que esto lleva a preguntar para qué sirve la ciencia y simplificar su divulgación en base a esta pregunta.
  2. Explicar el amor por la ciencia, por el trabajo del científico o por el laboratorio, creando groupies de la ciencia, gente que sigue la ciencia simplemente porque le gusta. Por no decir a los mismos que divulgan por este motivo, que ya son fans acérrimos. Se pueden llegar a crear fracturas, entre quién le gusta la ciencia y quién no si se abusa de este motivo.
  3. Democratizar la ciencia o conseguir que la gente vote informada.
  4. Pura curiosidad. Picar el gusanillo de la gente. Todos los niños son curiosos y la mayoría de los adultos también (aunque la educación formal intente eliminarla). Se puede considerar una característica fundamentalmente humana, que define a la humanidad.

A los humanos nos gusta plantear retos y afrontarlos, del mismo modo que nos gusta la belleza y que nos cuenten cuentos. Así que la curiosidad puede ser un motivo por sí misma, aunque para mí no debería ir sola. Los retos y los cuentos nos gustan porque explican cosas, pero también porque tienen un trasfondo. Todos los motivos anteriores deberían ir juntos.

La ciencia es útil, sirve para algo, y si no te gusta no la explicas bien o no tienes interés en saber de ella. Además, la ignorancia es la manera más fácil para que unos manipulen a otros, así que hacerla llegar a todo el mundo es importante para construir una sociedad igualitaria y responsable.

Y aquí es donde entra cuál es la mejor manera de hacer llegar esta parte tan importante de la cultura humana. Como dijo Jorge Wagensberg, la ciencia parte de ideas, de pensamientos que te hacen ver nuevas cosas, preguntarte por hechos concretos. Parte de hipótesis salidas de la mente humana, ya sea porque se intuye algo, porque se comprende o porque se ve el mundo de una manera concreta.

Fotografía de Jorge Wagensberg, creador del Cosmocaixa de Barcelona.

Es cierto que no todas las ideas sirven. Algunas se deberían coger del mundo natural para adaptarlas a nuestra cultura y otras podrían emerger desde nuestra cultura y seguir existiendo por sí solas (ideas naturales seleccionadas culturalmente VS ideas culturales seleccionadas naturalmente). Pero con eso no tenemos suficiente, porque una idea por sí sola no es un éxito ni se puede llevar a cabo: es necesario que seduzca, que convenza.

Cuando se tiene una idea (mejor si es buena), es importante saber cómo plasmarla. En el caso de la divulgación científica es necesario saber cuál es el público y hasta dónde quieres profundizar. La idea debe atraer y debe estar bien trabajada. Solo así se conseguirá encontrar la manera de medir su éxito o fracaso, sus puntos fuertes y débiles y su alcance.

En las Jornadas D+I hemos tenido muchas ideas que han permitido crear proyectos muy interesantes. Hemos visto que se puede comer o dormir en un museo y encima que conozcas ciertos conceptos; hemos visto grafitis científicos en la ciudad para gente que no suele estar interesada en este tema, que los ve y busca en internet qué significan; hemos experimentado con cerveza y con cajas de cerilla y con materiales fáciles de encontrar en un bar; y hemos conocido maneras de implicar activamente a la gente para ayudar a los científicos; entre muchos otros proyectos.

Pero, lo más importante, es que nos han demostrado que si tenemos los medios adecuados, podemos adaptar el contenido científico a todo el mundo, incluso si muestran algún tipo de discapacidad sensorial. Y todas estas cosas a partir de ideas muy buenas (sea cual sea su origen). Lo único que falta es saber cómo se puede medir el impacto de estas acciones.

La verdad es que hay mucho en lo que pensar después de estas jornadas. La ventaja es que hay muchas cabezas pensantes que le estarán dando vueltas a todo esto incluso si no leen estas reflexiones de alguien que no sabe a qué público escribe y que, después de pensarlo, se ha dado cuenta que escribe para él mismo y que se alegra cuando lo leen otras personas.

DH

PD: Gracias a todas las personas que han hecho posibles las III Jornadas D+I de Zaragoza, a la organización encabezada por Pilar Perla y Carmen Serrano, a todos los proyectos presentados y a todos los divulgadores, compañeros y amigos presentes.

PD2: Un placer la compañía de Isabel, de poder volver a ver a Fer y a Juanjo, de poder conocer a grandes personas como Guillermo Peris, Oihana Iturbide o Juan Luis Crespo (visitad su canal de youtube Quantum Fracture, vale mucho la pena), y unas cuantas personas que me dejo en el tintero 😉

PD3: no olvidéis comentar ^^

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: