¿Dónde podemos encontrar vida?

La semana pasada comenté las características que debería tener un planeta para albergar vida tal y como la conocemos y el hecho de la presencia de organismos extremos permitiría aumentar el número posible de objetivos donde encontrarla. Esta semana me interesa valorar alguno de estos objetivos, así como hablar del mayor descubridor de exoplanetas, aunque ya esté “jubilado” de esta función.

Actualmente se sabe que hay agua en distintos cuerpos del Sistema Solar, como la Luna, Venus, el satélite de Saturno, Encélado, el de Júpiter, Europa, Urano, Neptuno y en todos los cometas, por poner unos ejemplos. En estos casos, se trata de agua en forma de hielo.

Aun así, se sospecha que, tanto Encélado como Europa, tienen océanos de agua líquida por debajo de sus cortezas heladas (¿recordáis lo que dije hace dos semanas de los lagos helados y la vida que hay debajo?), y que Marte tiene indicios de agua líquida en momentos recientes debido a la presencia de compuestos orgánicos que solo se forman en zonas con esta sustancia vital.

De hecho, Marte presenta indicios de haber albergado un gran océano en el pasado por el estudio entre diferentes formas de agua (agua normal y agua semipesada) en sus polos. Y también es conocida la presencia de otros compuestos orgánicos en su superficie, aunque se desconozca su origen.

Fotografía de un cráter con agua en forma de hielo en Marte. La imagen proviene de la ESA (la Agencia Espacial Europea) y fue tomada en 2005. Publicada en flickr por la NASA’s Marshall Space Flight Center.

Fotografía de un cráter con agua en forma de hielo en Marte. La imagen proviene de la ESA (la Agencia Espacial Europea) y fue tomada en 2005. Publicada en flickr por la NASA’s Marshall Space Flight Center.

Pero no es el único cuerpo del Sistema Solar con presencia de compuestos formados por el agua (aunque en este caso sean inorgánicos), ya que también se pueden encontrar en Júpiter, Saturno o en uno de los satélites de Plutón, Ceres. Tan solo faltaría por ver cuál ha sido el papel del agua, porque puede variar en función de la geología y la geoquímica del lugar.

Dejando el agua a un lado, en las anteriores entradas destaqué la presencia de la tectónica de placas, el movimiento de la corteza terrestre, como fenómeno que favorece la vida. Resulta que tanto la tectónica de placas como los volcanes forman parte de un mecanismo llamado “ciclo del dióxido de carbono”, que vendría a ser el conjunto de procesos que hacen circular compuestos de carbono por todas las capas del planeta.

Los volcanes expulsan el CO2, que precipita con la lluvia y es incorporado a las rocas mediante procesos químicos. Estas rocas son erosionadas y los sedimentos terminan en los océanos, donde se depositan en el fondo. Como el fondo oceánico (formado por la corteza oceánica) se mueve por acción de la tectónica de placas, los sedimentos terminan hundiéndose bajo la corteza terrestre, donde se funden y se reorganizan en el magma del manto, que vuelve a salir por los volcanes. Este mecanismo permite la circulación y el reciclaje del carbono, un componente importante para la vida, aparte de estabilizar, entre otras cosas, el clima.

Hasta el momento, parece ser que la Tierra es el único planeta con tectónica de placas confirmada. Pero se han hallado evidencias que en el pasado existía este fenómeno en Marte, así como parece ser que se produce actualmente en la corteza helada del satélite Europa.

En esta fotografía de Europa, una de las lunas de Júpiter, se observan perfectamente las cicatrices en su corteza helada, así como la ausencia de cráteres. Imagen tomada por la misión Galileo Europa, de la NASA, que terminó en 2003. La fotografía ha sido subida por Stuart Rankin. https://www.flickr.com/photos/24354425@N03/15671280307/

En esta fotografía de Europa, una de las lunas de Júpiter, se observan perfectamente las cicatrices en su corteza helada, así como la ausencia de cráteres. Imagen tomada por la misión Galileo Europa, de la NASA, que terminó en 2003. La fotografía ha sido subida por Stuart Rankin.

En este satélite de Júpiter, la tectónica de placas explicaría la presencia de “cicatrices” y la ausencia de cráteres en su superficie, ya que en unas zonas se formaría hielo nuevo y en otras disminuiría o desaparecería el hielo antiguo. Además, como se cree que hay un océano de agua líquida justo debajo, este podría ser el mecanismo de entrada de nutrientes, algo indispensable para la vida.

Teniendo en cuenta todo esto, podría darse el caso de que hubiera ciertos lugares en el Sistema Solar que podrían ser indicados para albergar vida, aunque seguramente más parecida a los organismos extremófilos terrestres.

Pero fuera del sistema donde vivimos, también hay planetas prometedores. Entre ellos podemos encontrar Kepler-438b, Kepler-442b, Kepler-186f, Kepler-62f y Kepler-452b. Aunque no son los únicos.

Todos ellos orbitan sus estrellas a una distancia adecuada para la presencia de agua líquida (zona de habitabilidad), son ligeramente mayores que la Tierra y se cree que pueden ser rocosos. Eso sí, están muy lejos. Por ejemplo, Kepler-438b está a 470 años luz de la Tierra y Kepler-452b está a 1400 años luz.

Representación del satélite Kepler que muestra las diferentes partes de las que está formado. La misión Kepler estuvo operativa entre 2009 y 2013, identificando 2740 candidatos a exoplanetas, de los cuales 114 han sido confirmados en 69 sistemas estelares. Imagen de la NASA Blueshift.

Representación del satélite Kepler que muestra las diferentes partes de las que está formado. La misión Kepler estuvo operativa entre 2009 y 2013, identificando 2740 candidatos a exoplanetas, de los cuales 114 han sido confirmados en 69 sistemas estelares. Imagen de la NASA Blueshift.

Que todos tengan el mismo nombre se debe a que fueron descubiertos mediante el telescopio Kepler, el número corresponde al de la estrella que orbitan y la letra significa la posición que ocupan en su sistema planetario, es decir, quien tenga una “b” es el segundo planeta más cercano a su estrella, como lo sería Venus en el Sistema Solar.

El telescopio Kepler fue creado y lanzado al espacio para observar una región concreta de la Vía Láctea, sondeando todas las estrellas posibles que viera. Para saber si una estrella tenía un planeta o no, Kepler analizaba su luminosidad.

Así, cuando un planeta pasaba entre la estrella y el telescopio, la luz disminuía (se podría decir que era un eclipse a pequeña escala). Con la cantidad de luz que disminuía y el tiempo que duraba, Kepler podía saber la velocidad de la órbita y el tamaño del objeto. Si este proceso se repetía más veces de la misma forma, se podía confirmar la presencia de un planeta.

He hablado en pasado porque el telescopio Kepler terminó su función en 2013. Pero actualmente se están preparando nuevos telescopios para ocupar su lugar. Además, ahora que se conoce más sobre nuestra galaxia, se pueden mirar otro tipo de estrellas, no solo las que son como el Sol, sino también enanas rojas (el 80% de todas las estrellas), sistemas binarios (con dos estrellas juntas) y, hasta incluso, sistemas trinarios, donde se podrían encontrar planetas y quizá presencia de vida.

De hecho, se sabe también que cuantos más planetas hay en un sistema, más estables son sus órbitas, cosa que también estabiliza alguna de sus características, facilitando la presencia de vida. Así que las estrellas con muchos planetas también pueden ser un buen lugar para buscar vida.

DH

 

Referencias no enlazadas

Croswell, K. 2015. “Órbitas planetarias y vida inteligente.” Investigación y Ciencia, nº462: 6-7.

Super-Earths and Life. Curso online de la Harvard University a través de la plataforma de MOOC EdX.

Anuncios

Un comentario el “¿Dónde podemos encontrar vida?

  1. Pingback: ¿Por qué no encontramos vida? | Divulgador Herbívoro

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: