¿Por qué no encontramos vida?

Durante las últimas tres semanas os he explicado el origen de la vida en la Tierra, qué necesita, cómo tiene que ser un planeta para albergarla y dónde la podríamos encontrar, en base a los organismos existentes en nuestro planeta y a las características de los candidatos. Pero, realmente ¿cuántos candidatos puede haber? ¿Y aunque hubiera tan solo un planeta con vida, porque no lo hemos detectado o porque no han contactado con nosotros?

Pera empezar, hay que tener en cuenta si los planetas son abundantes en nuestra galaxia (y en el universo) o no. El trabajo del telescopio Kepler ha mostrado que los planetas son mucho más comunes de lo que se pensaba anteriormente y, según un estudio, parece que al menos un 50% de las estrellas de la Vía Láctea tendría, como mínimo, un planeta.

Si la estimación del total de estrellas en la galaxia es de 100 mil millones (la estimación más baja que se conoce), significaría que habría 50 mil millones de estrellas con un planeta, lo que indicaría que, como mínimo, habría 50 mil millones de planetas solo en la Vía Láctea. Otra cosa sería que esos planetas fueran habitables o no.

En realidad, existe una fórmula que permite estimar, no solo el número de planetas en la galaxia o el número de planetas habitables, sino el número de civilizaciones que pueden usar emisiones de radiofrecuencia detectables por nosotros. Esta fórmula se llama Ecuación de Drake y fue formulada por Frank Drake en 1961. La ecuación es la siguiente:

N = R* x fp x ne x fl x fi x fc x L

En la ecuación, N es el número de civilizaciones, R* el ritmo de formación de estrellas por año, fp la fracción de estas estrellas con planetas, ne el número de planetas en la zona de habitabilidad, fl la fracción de estos planetas donde hay vida, fi la fracción de estos con vida inteligente, fc la fracción de estos con vida inteligente que usa ondas electromagnéticas, y L es el tiempo de vida que tienen las civilizaciones (tiempo durante el que pueden enviar señales).

Frank Drake fue uno de los pioneros de SETI, la institución científica que trata de captar señales provenientes de otros planetas, y fue el encargado de enviar el mensaje de Arecibo, que fue un mensaje que se envió en forma de ondas electromagnéticas hacia el espacio exterior. Fotografía de Red Maxwell.

Frank Drake fue uno de los pioneros de SETI, la institución científica que trata de captar señales provenientes de otros planetas, y fue el encargado de enviar el mensaje de Arecibo, que fue un mensaje que se envió en forma de ondas electromagnéticas hacia el espacio exterior. Fotografía de Red Maxwell.

Como todos los valores que se usan son aproximados, los resultados obtenidos pueden ser muy variables. Aun así, los datos más pesimistas siguen mostrando que debería haber alguna civilización retransmitiendo señales que podemos detectar en algún lugar de la galaxia. Pero no hemos recibido ninguna señal: eso es la llamada Paradoja de Fermi.

La paradoja de Fermi intenta explicar el hecho de por qué no hemos contactado con ninguna civilización si las estimaciones dicen que sí las hay. Se presuponen dos opciones:

  1. La primera dice que las civilizaciones existen realmente y que hay razones lógicas por las que no han contactado con nosotros. Estas razones podrían ser que hay una civilización que aniquila las otras y por eso no emiten nada, que ya visitaron la Tierra antes de que apareciéramos, que no les interesa contactar con nadie, que no prestamos atención a las señales adecuadas, que están entre nosotros observándonos como si fuera un zoo o que los gobiernos ocultan realmente el contacto. (Como veis, algunas son un tanto disparatadas.)
  2. La segunda opción presupone que no hay más civilizaciones porque hay algo que rompe las estimaciones. Este algo es el llamado Gran Filtro, un momento en el que se hace una criba y la gran mayoría de posibilidades desaparecen. Ante el Gran Filtro hay otras dos opciones: la chunga dice que aún no hemos llegado, que no hemos conseguido llegar a cierto nivel y que muy probablemente desapareceremos al alcanzarlo; y la optimista dice que ya lo tenemos detrás, que el Gran Filtro podría ser la aparición de la vida, es decir, que la vida fuera un evento único en la galaxia (y quizá en el universo), o que fuera el paso de organismos simples a complejos, con lo que podría significar que la galaxia estaría llena de formas simples incapaces de emitir señales, o que fuera la inteligencia avanzada que poseemos, así que el resto de vida existente sea compleja pero no inteligente.
Con la cantidad de estrellas que hay en la Vía Láctea y la posible ingente cantidad de planetas… ¿No es raro que no hayamos encontrado rastros de vida en otros lugares? Fotografía de Alfredo.

Con la cantidad de estrellas que hay en la Vía Láctea y la posible ingente cantidad de planetas… ¿No es raro que no hayamos encontrado rastros de vida en otros lugares? Fotografía de Alfredo.

Quizá ponerse a hablar de civilizaciones alienígenas antes de saber si realmente hay vida allí fuera es un poco exagerado. Por este motivo, la investigadora Sara Seager ha modificado la ecuación de Drake para buscar simplemente cualquier forma de vida. Esta nueva ecuación sería así:

N = N* x FQ x FHZ x FO x FL x FS

Donde N es el número planetas con signos detectables de vida, N* el número de estrellas observables, FQ la fracción de estrellas en una fase estable de su existencia, FHZ la fracción de estrellas con planetas rocosos en la zona de habitabilidad, FO la fracción de planetas que pueden ser detectados, FL la fracción de planetas con vida y FS la fracción de organismos que pueden producir una señal de gases característica que indique actividad metabólica (es decir, biofirmas como el oxígeno, que comentamos hace dos semanas).

Teniendo en cuenta solo las estrellas parecidas al Sol, la investigadora calculó que se podrían descubrir al menos 2 planetas con vida en la próxima década. Aunque a esto habría que añadir que otras estrellas también pueden ser candidatas y que también se pueden detectar pigmentos, y no solo gases, como biofirmas.

De esta manera, podemos observar que la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta está guiando los pasos de los astrónomos en la búsqueda de vida extraterrestre. La suerte es que la vida que conocemos es tan variada que da un rango relativamente amplio de ambientes en los que mirar.

Tal y como dijo Luis Alfonso Gámez en el último capítulo de la segunda temporada de Órbita Laika: describimos a los extraterrestres a nuestra imagen. http://www.rtve.es/alacarta/videos/orbita-laika/orbita-laika-12-archivo-del-misterio/3315778/ ¿Si existieran, por qué tendrían que parecerse a nosotros? Imagen de Shain Erin. https://www.flickr.com/photos/shainerin/6169955414/

Tal y como dijo Luis Alfonso Gámez en el último capítulo de la segunda temporada de Órbita Laika: describimos a los extraterrestres a nuestra imagen. ¿Si existieran, por qué tendrían que parecerse a nosotros? Imagen de Shain Erin

El inconveniente es que, como siempre, nos miramos al ombligo y buscamos lo que conocemos. ¿Qué nos hace pensar que si hay vida extraterrestre, será como en la Tierra? ¿Somos tan especiales que todas las vidas que puedan existir deben parecerse a nosotros? ¿No puede haber vida que se base en otros compuestos?

Desafortunadamente, estas cuestiones chocan con el hecho de que no conocemos otra vida que la terrestre y por algún lugar debemos empezar. Ahora, ¿no sería interesante hipotetizar con otras formas de vida, basadas en otras moléculas? Quizá ayudaría en la búsqueda de vida y permitiría ampliar la búsqueda a más planetas, con lo que aumentarían las probabilidades de encontrar vida.

Y puestos a imaginar y a ir aún más lejos, ¿por qué no imaginar en pasar las vacaciones en alguno de los candidatos a albergar vida? En la página web de Planet Quest, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, podréis encontrar toda la información que queráis sobre los exoplanetas conocidos, todos los métodos usados para encontrarlos y divertidos interactivos como planear vacaciones interplanetarias o crear planetas propios, aptos para la vida o absolutamente hostiles.

DH

Anuncios

2 comentarios el “¿Por qué no encontramos vida?

  1. teoria interesant, seria bo com dius obrir mes al camp I no quedarse amb el que creiem que a de ser

    Me gusta

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: