¿Cuántos humanos pueden vivir en la Tierra?

Hace ya más de un mes que se terminó la conferencia sobre el cambio climático en París y sigo pensando que no fue un éxito. Estamos en un punto en que lo que se acordó no es suficiente. Los políticos se han estado riendo de la preocupación científica y ciudadana durante años y ahora, que estoy seguro que  ya han sacado suficiente beneficio, empiezan a hacer “algo”. Pero ese algo es insuficiente.

Insuficiente por dos motivos. Primero porque los científicos se han dado cuenta de que limitar el aumento de temperatura a los dos grados por encima del valor anterior a la revolución industrial es demasiado y habría que limitarlo a uno y medio para finales de siglo. Si los países no se han terminado de comprometer del todo con esos dos grados con las medidas tomadas, ya no digo comprometerse con el grado y medio (y hay quién dice que para la biodiversidad también es demasiado este grado y medio).

Y segundo porque cada vez vamos a ser más personas en el mundo y esta tendencia parece que no parará. En Europa bajará la población, en China, India y los países americanos se estabilizará, pero en los países africanos aumentará.  Así, las estimaciones dicen que seguirá aumentando el número de humanos en el planeta. Y eso hace incompatible la reducción de gases contaminantes, porque cada vez habrá más gente consumiendo y será aún más complicado cambiar el sistema energético que usamos.

Estas son las últimas estimaciones para el aumento de la población según los continentes. Fuente: Fischetti, M (2015). “La población mundial crece más de lo previsto”. Investigación y Ciencia, nº462.

Estas son las últimas estimaciones para el aumento de la población según los continentes. Fuente: Fischetti, M (2015). “La población mundial crece más de lo previsto”. Investigación y Ciencia, nº462.

Llegados a este punto, dejadme hacer un alto para tratar un concepto usado en ecología que puede ayudar a entender la problemática de este segundo inconveniente. Se trata de la capacidad de carga, es decir, el número máximo de individuos de una especie que puede soportar un ecosistema o ambiente. El límite en el crecimiento de una población viene dado por el factor limitante, es decir, un recurso o variable que limita el crecimiento de la población en cuanto se agota, desaparece o cambia.

Hay muchos ejemplos sobre la capacidad de carga. Uno de los más conocidos es la relación depredador-presa. Aunque es de los modelos más simples, sirve para ilustrar perfectamente cómo funciona la presencia de un factor limitante: en un territorio existe un número concreto de presas y estas son comidas por los depredadores; si hay demasiados depredadores, comen demasiadas presas y la población de presas cae, y, en consecuencia, también lo hace la de depredadores; en cuanto hay menos depredadores, la población de presas vuelve a subir y detrás también lo hacen los depredadores. De esta manera, las poblaciones fluctúan periódicamente.

Esto implica que llegar a la capacidad de carga no significa tener una población en equilibrio. En la realidad, el ejemplo de antes es más complejo y actúan otros factores y variables que evitan esas fluctuaciones y permiten que las poblaciones se mantengan en un equilibrio. Así, el depredador tiene una población estable por debajo de la capacidad de carga, con lo que la presa tampoco sufre fluctuaciones en su abundancia debido a su depredación.

El jabalí actualmente está en expansión y su número ha aumentado considerablemente. El fácil acceso a la comida ha permitido que su capacidad de carga sea mayor. Fotografía de Juan Carlos Calvo Barrios.

El jabalí actualmente está en expansión y su número ha aumentado considerablemente. El fácil acceso a la comida ha permitido que su capacidad de carga sea mayor. Fotografía de Juan Carlos Calvo Barrios.

Cuando una especie no ha llegado a su capacidad de carga y su población no ha encontrado un equilibrio, el crecimiento es exponencial. Y esto es lo que está pasando actualmente con la especie humana, o al menos con algunas de sus poblaciones.

Hemos dicho que Europa, en su conjunto, está disminuyendo, seguramente ajustándose a un nuevo equilibrio (Japón también está en esta fase), pero otras zonas siguen creciendo, principalmente en África y, en menor medida, en Asia (ya que China e India están frenando). Desafortunadamente, los estudios para definir cuál es la capacidad de carga del ser humano no se ponen de acuerdo, aunque si hacemos la media sería de 10 mil millones de habitantes (página 31). Las últimas estimaciones de crecimiento poblacional superan este valor de cara a finales de siglo.

Siendo sincero, creo que estos 10 mil millones están algo falseados, en el sentido que se pueden “mantener” gracias a nuestra tecnología. Y lo creo de verdad porque, con la población actual de algo más de 7 mil millones, consumimos todos los recursos que la Tierra puede reponer en un año, en un período inferior a este lapso de tiempo (y eso que tenemos a la tecnología de nuestro lado).

En 2015, terminamos estos recursos en agosto. Y cada año que pasa, adelantamos esta fecha (cierto que hay zonas que consumen más que otras, pero imaginaos a los países “en desarrollo” consumiendo igual que los “desarrollados”). Ahora imaginaos el consumo con 10 mil millones de personas.

Sin lluvias y con más consumo de agua, los embalses se vaciarán y costará mucho volver a llenarlos. ¿Qué haremos entonces? Fotografía de Ricardo Ricote Rodríguez. https://www.flickr.com/photos/ricote/4516778670/

Sin lluvias y con más consumo de agua, los embalses se vaciarán y costará mucho volver a llenarlos. ¿Qué haremos entonces? Fotografía de Ricardo Ricote Rodríguez

Poniendo a España como ejemplo, el agua podría ser un factor limitante para nosotros: cada año se consume más y, en un futuro, cada vez lloverá menos. ¿Cómo mantendremos una población de más de 46 millones de personas sin agua propia?

Teniendo todo esto en cuenta, ¿es factible mantener el número de habitantes de la Tierra y aumentarlo? ¿Es factible mantener el actual consumo de recursos? ¿Y el actual ritmo de emisión de gases contaminantes? ¿O quizá es necesario un replanteamiento general y actuar nosotros mismos como nuestro propio factor limitante, manteniendo nuestra población estable por debajo de la capacidad de carga?

Hay quien plantea que hay que limitar la población mundial y otros plantean un decrecimiento en distintos ámbitos. No sé si estas son las soluciones, pero por una vez considerémonos una especie como cualquier otra y apliquémonos los conceptos ecológicos. Solo así veremos que nuestra situación actual es insostenible, no solo para el planeta, sino también para nosotros mismos.

DH

PD: una de las causas del aumento de población es la disminución de la mortalidad y el aumento de la esperanza de vida. Pero, ¿y si nuestros genes estuvieran programados para envejecernos y que fuera un error aumentar los años que vivimos?

Anuncios

3 comentarios el “¿Cuántos humanos pueden vivir en la Tierra?

  1. Pingback: Economía de Gaia | Divulgador Herbívoro

  2. bon article. es un tema delicat , toca molts factors , etics ,economics,,,, I aixi es difidcil posarse d`acord.

    Me gusta

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: