Ciencia honesta

Como en todos los aspectos de la vida, en la ciencia se cometen errores, se cae en sesgos (muchos de ellos involuntarios) y hay tramposos. Sí, hay tramposos. Eso no es una novedad y ya he hablado de esto en algún momento, concretamente de sesgos y mala praxis y de tramposos (en este caso, revistas tramposas). Bueno, he hablado de lo que puede ir mal en la ciencia en general.

Yoshitaka Fujii falseó los resultados de muchas de sus publicaciones para demostrar lo que él quería demostrar, como si pudiera borrar con una goma los resultados que no quería. Imagen de Shawn Campbell. https://www.flickr.com/photos/thecampbells/3005650135/

Yoshitaka Fujii falseó los resultados de muchas de sus publicaciones para demostrar lo que él quería demostrar, como si pudiera borrar con una goma los resultados que no quería. Imagen de Shawn Campbell.

Por este motivo, no sería sorprendente que de vez en cuando salieran a la luz los investigadores que hacen las cosas mal, mostrando que el fraude, el plagio y otras estrategias de alteración de resultados no son aceptables ni deberían existir en el ámbito científico (ni en ningún ámbito, obviamente). Ahora, lo que sí que sorprende son casos como los de Yoshitaka Fujii, un investigador japonés que falsificó, ni más ni menos, 183 artículos científicos (de los más de 200 que escribió): la retractación de todos ellos supuso un 7% de todos los artículos retractados entre 1980 y 2011. ¡Hay que tenerlos muy grandes!

Aun así, la existencia de casos como este no debería implicar una pérdida de credibilidad en la investigación científica. Al menos eso parece que ocurre en los Estados Unidos, ya que aquí no recuerdo muchos casos de fraude en la ciencia española (solo uno, recientemente, y no sé cómo ha acabado). Pero los tramposos en la ciencia son una minoría (por mucho que generen noticias sensacionalistas que puedan distorsionar la visión del público).

De hecho, es posible que todos los científicos hagan cosas mal investigando, pero principalmente debido a sesgos inconscientes (como he dicho al principio del artículo, los científicos son humanos) o a el uso de diferentes tipos de análisis estadísticos que puedan explicar mejor o peor los resultados obtenidos, como bien se explica en este artículo de Christie Aschwanden con diferentes ejemplos.

No siempre un artículo revisado por pares es aceptado, de manera que tiene que modificarse según las correcciones hechas por los investigadores que lo han revisado. Imagen de Nic McPhee. https://www.flickr.com/photos/nics_events/2349632625/

No siempre un artículo revisado por pares es aceptado, de manera que tiene que modificarse según las correcciones hechas por los investigadores que lo han revisado. Imagen de Nic McPhee.

El anterior artículo expone otra realidad en la que contextualizar la “mala investigación”: el duro ambiente que es la ciencia. Esto no se puede negar: todo el mundo quiere publicar en grandes revistas porque eso garantiza más fondos para el proyecto y optar a mejores plazas de investigación. Además, existe la revisión por pares (peer-review) que, en principio, sirve para garantizar la calidad de las publicaciones. De manera que el artículo tiene que pasar por las manos de expertos en el mismo campo, a veces competidores, que pueden dificultar aún más el proceso.  En dos de los enlaces que he puesto al principio comento las carencias que tiene este sistema, así como en este artículo en el que hablé de la ciencia abierta.

De hecho, ya hay un sector de la ciencia a favor de la presencia de la ciencia abierta y de revistas de acceso abierto. Este tipo de publicaciones pueden beneficiar la ciencia, pues facilitar la llegada de las investigaciones a un mayor público puede generar otras vías de financiación que no dependan de una publicación tan encorsetada como la actual, dando cabida a una ciencia más fluida y menos “tiranizada”. Es obvio que la ciencia abierta tienes sus detractores y sus defectos, como la creación de las revistas piratas comentado en uno de los primeros enlaces.

Otra opción para escapar de esa única vía de trabajo la están llevando a cabo algunos investigadores a través de bioRxiv, un repositorio de artículos científicos (como lo es SciHub): allí publican los preprints, es decir, versiones previas de los artículos antes de ser revisados por pares.

Los preprints son versiones de los artículos antes de ser revisados, de manera que son diferentes a las versiones finales, aunque los resultados sean los mismos. Imagen de Stephen Curry. https://www.flickr.com/photos/sc63/4099658615/

Los preprints son versiones de los artículos antes de ser revisados, de manera que son diferentes a las versiones finales, aunque los resultados sean los mismos. Imagen de Stephen Curry.

Allí son publicados en formato abierto y se pueden escribir comentarios sobre los mismos (por si gustan, hay errores, etc). Estas publicaciones pretenden hacer llegar los hallazgos de manera más rápida a la sociedad, sobre todo cuando hay momentos de emergencia como el del virus Zika. Además, hay quien considera un deber para la ciudadanía que tenga acceso a los trabajos (al fin y al cabo, son ellos quienes pagan muchas investigaciones con sus impuestos).

De este modo, se permitiría arrojar algo de luz en este proceso de publicación, haciéndolo algo más democrático. Además, limitaría la “libertad” que podrían tener los tramposos, pues estarían mucho más expuestos (aunque encontrarían otras maneras de hacer trampas, de manera que también tendrían que estar controladas). Creo que esto repercutiría en una ciencia más honesta, más terrenal, por decirlo de alguna manera.

Y también ayudaría la instauración de más premios como el Premio Leamer-Rosenthal para la Ciencia Social Abierta, en el que los ganadores son aquellos investigadores (en ciencias sociales, eso sí) que han permitido desarrollar herramientas para que otros lleven a cabo ciencia rigurosa o quienes son ejemplo de investigadores rigurosos.

Así, no solo se conseguiría una ciencia honesta con la sociedad, sino con los científicos mismos, mejorando la reputación de un sector básico para el futuro de la humanidad. Un sector que muchos creemos que puede tener la clave a los problemas que nos azotan actualmente y nos azotarán en el futuro.

DH

Anuncios

2 comentarios el “Ciencia honesta

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: