Dinosaurios extintos

Muchos sentimos una fascinación inmensa por los dinosaurios. Sobre todo cuando somos niños. Imaginamos grandes reptiles merodeando delante de nosotros gracias a la imaginación, recreamos sus colores, sus comportamientos, su forma de vida. Nos maravillamos cuando estamos delante del fósil de uno de ellos.

Y una de las cosas más comunes que hacemos es aprendernos los nombres de todas y cada una de las especies de dinosaurios. No solo los más conocidos (Triceratops, Tyrannosaurus, Velociraptos, Diplodocus…) sino otras fuera del conocimiento popular (Troodon, Oviraptor, Torosaurus…). Cuantos más sepamos, mejor.

Aun así, muchos nombres que antes sabíamos o que eran conocidos se han ido descartando (dejando de lado el caso del Brontosaurus, que desapareció y ahora se ha vuelto a aceptar). Y el motivo de este descarte es porque no son correctos, simplemente. Muchos nombres puestos a dinosaurios realmente no deberían existir.

Recreación de un Torosaurus… ¿o quizá un Triceratops? Imagen de Fafnirx. http://fafnirx.deviantart.com/art/Triceratops-or-Torosaurus-280662862

Recreación de un Torosaurus… ¿o quizá un Triceratops? Imagen de Fafnirx.

De hecho, se calcula que se nombra, de media, a un nuevo dinosaurio cada semana, pero casi la mitad de estos nombres son descartados. Los principales motivos para eso son que el dinosaurio ya tiene otro nombre más antiguo (que prima por encima del nuevo), que realmente no es un dinosaurio o que hay pocas evidencias para nombrarlo como nuevo dinosaurio (incluso ninguna en algunos casos).

Curiosamente, la mayoría de los nombres retirados son anteriores a los años 60 del siglo pasado. Antes de ese momento, cualquier fósil que se encontrara, se nombraba. Todos los descubridores querían tener su nombre en un ser extinguido. ¡Qué orgullo poner mi nombre o el de un familiar! ¡Voy a ser famoso el resto de mis días! (supongo que eso es lo que se decían a sí mismos). Pero no dejaba de ser una cuestión de egos.

Y a día de hoy, la cosa no ha cambiado (aunque proporcionalmente no se retiran tantos nombres). Tal y como dice el paleontólogo Jack Horner: todos quieren poner su nombre. Por ese mismo motivo puede que no haya crías de dinosaurios, porque un fósil parecido a uno existente pero en versión reducida implica un nuevo nombre, como Nanotyrannus.

En la siguiente charla Ted, Jack Horner explica que puede que muchos nombres de dinosaurios se tengan que eliminar, porque fósiles de distintas especies pueden ser realmente distintas fases de crecimiento de un mismo dinosaurio, como podría ser Nanotyrannus un juvenil de Tyrannosaurus o un Triceratops un subadulto de Torosaurus.

En esta TED Talk, Jack Horner explica por qué no hay dinosaurios bebé. Este vídeo también sale en el post que escribí sobre Jurassic World.

Realmente, desde el exterior es complicado ver la diferencia entre el hueso de un juvenil y de un adulto, pero la estructura interna sí que permite una clara diferenciación. Los huesos de los jóvenes son más porosos (porque pasan más vasos sanguíneos) y tienen una estructura más desorganizada, lo que implica un crecimiento rápido. En los adultos, hay menos poros (menos vasos), siendo más compacto, y la estructura es más organizada, formando capas, lo que implica un crecimiento mucho más lento.

Ahora, también es cierto que los fósiles de dinosaurio son tan valiosos que muchas veces no se permite cortarlos para analizar su interior. Aun así, por el bien de la ciencia y del conocimiento, es necesario observar su estructura interna para comprobar si el individuo era un joven o un adulto. Seguramente, hasta se podría definir la edad del individuo cuando murió.

Por este motivo, Jack Horner propone que ciertos nombres deberían desaparecer, así como los dinosaurios a los que representan deberían extinguirse. Metafóricamente, claro, puesto casi todos los dinosaurios se extinguieron hacer 65 millones de años debido al meteorito que impactó en la Tierra, formando la región de Yucatán, en México.

El meteorito que aniquiló a la gran mayoría de dinosaurios cayó en un momento en que las redes tróficas de los dinosaurios parecían ser más frágiles y susceptibles a perturbaciones. Los fósiles (como estos huevos) y las zonas adyacentes son los únicos restos que tenemos para saber qué les ocurrió realmente. Fotografía de Craig Dylke. https://www.flickr.com/photos/traumador/3802239570/

El meteorito que aniquiló a la gran mayoría de dinosaurios cayó en un momento en que las redes tróficas de los dinosaurios parecían ser más frágiles y susceptibles a perturbaciones. Los fósiles (como estos huevos) y las zonas adyacentes son los únicos restos que tenemos para saber qué les ocurrió realmente. Fotografía de Craig Dylke.

Aunque no fue la mayor extinción en masa que ha habido en la historia de la Tierra, es la más estudiada. De hecho, recientemente se ha descubierto que los dinosaurios parecían estar pasando por un período complicado, en el que sus ecosistemas eran más frágiles, siendo todos ellos más vulnerables a eventos catastróficos (como la caída de un asteroide).

Un estudio liderado por el paleontólogo Stephen Brusatte muestra que durante el Cretácico (aunque la diversidad de dinosaurios era muy alta) había dos grupos de herbívoros, los que tenían cuernos y los que tenían picos de pato, que estaban sufriendo una crisis, con una disminución de su abundancia. Siendo los herbívoros una de las piezas más importantes en las redes tróficas, una disminución como la estudiada debilitaba los ecosistemas y los hacía más susceptibles.

Otro estudio parece indicar que todos los dinosaurios, en general, parecían sufrir un mal momento, puesto que analizando la tasa de aparición de nuevas especies y la tasa de extinción de las viejas, vieron que la segunda era mayor que la primera.

Fuera como fuera, es importante sacar una conclusión de la extinción de los dinosaurios: la pérdida de biodiversidad hace que los ecosistemas sean más susceptibles a desmoronarse. Así que toca proteger las especies actuales, no fuera caso que alguna catástrofe afectara el planeta en los próximos años y nosotros desapareciéramos por su causa. Al menos ya no existiría el problema del ego al nombrar las especies de dinosaurio.

DH

Información complementaria:

  • Brusatte, S. 2016. “¿Qué causó la extinción de los dinosaurios?”. IyC 473: 40-45.
Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: