Metamorfosis y evolución Pokémon

Ahora que ya han empezado los colegios y las vacaciones han terminado para todos, muchas personas (adultos y niños) no tendrán tiempo para jugar a Pokémon Go (al menos no tanto). Yo reconozco que soy de los que juega, que voy por la calle mirando el móvil a ver si aparece alguno de estos bichos inventados que tan buenos ratos me hicieron pasar hace más de 10 años (eso si voy solo o con otra persona que juega, que conste).

Y pensando en los Pokémon, me ha venido a la mente la manera en que evolucionan. Aunque este proceso es una manera muy simplista (y errónea) de referirse a la evolución auténtica (la que nos dieron a conocer Darwin y Wallace), sí que es una manera muy buena de mostrar la metamorfosis en los animales (el cambio de forma entre el joven y el adulto de una especie).

Todos tenemos en la mente el paso de un gusano a una mariposa, haciendo una preciosa crisálida entre medio, pero este proceso se da en todos los insectos, no solo en los lepidópteros (el orden al que pertenecen las mariposas). Moscas, mosquitos, libélulas, escarabajos… no hay insecto que nazca y no tenga forma de larva, sin patas, para muchos con aspecto asqueroso.

Imagen de la crisálida de Euphydryas anicia. Fotografía de Wade Tregaskis. https://www.flickr.com/photos/wadetregaskis/26266732412/

Imagen de la crisálida de Euphydryas anicia. Fotografía de Wade Tregaskis.

Después de un tiempo, en algunos casos la mayor parte de su vida, las larvas pasan por la fase de pupa (la crisálida de las mariposas) y finalmente sale el adulto. En algunos casos, hay fases intermedias en forma de ninfa, en la que cada muda cambia un poco el individuo  (caso de los hemípteros, como las chinches).

También encontramos metamorfosis en otros organismos, como los cnidarios (medusas y afines), que pasan una fase sésil (fijada en el suelo) y otra fase libre (flotando en el mar), o al revés, dependiendo del grupo de cnidarios.

Otra metamorfosis conocida es la de los anfibios: que pasan de renacuajos a adultos. El cambio que muestran entre la fase juvenil y la final depende del orden al que pertenezcan: los urodelos (tritones y salamandras) pierden la aleta de la cola, destruyen las branquias externas, cambian la estructura de la piel y crean las patas; mientras que los anuros (ranas y sapos), aparte de los cambios mencionados en los urodelos, tienen cambios más profundos a nivel de casi todos los órganos, pero una de las principales diferencias es la pérdida de toda la cola, no solo la aleta. Del otro grupo de anfibios, las cecilias, poco se sabe sobre su metamorfosis.

Volviendo a los Pokémon, tenemos claros ejemplos de las metamorfosis comentadas, pues hay dos líneas (Caterpie, Metapod, Butterfree, por un lado, y Weedle, Kakuna, Beedrill, por el otro) que muestran las metamorfosis de insectos, mientras que la línea Poliwag, Poliwhirl, Poliwrath, Politoed, muestran la metamorfosis de los anfibios.

Imagen de la línea evolutiva de Caterpie: este es un ejemplo claro de larva, pupa y adulto, incluso en los Pokémon.

Imagen de la línea evolutiva de Caterpie: este es un ejemplo claro de larva, pupa y adulto, incluso en los Pokémon.

Pero dejando de lado si hablamos de la metamorfosis real en los animales o de la evolución de los Pokémon, hay una pregunta que nos podemos hacer: ¿cómo sabe cada parte del cuerpo de la forma anterior que se tiene que convertir en esa parte concreta del cuerpo de la forma posterior? Por ejemplo: ¿cómo saben las partes de una larva que tienen que convertirse en patas o alas?

Pues porque hay un grupo de genes que determinan la identidad de los segmentos o partes individuales del embrión en sus etapas iniciales, dándole a las células una identidad concreta según la posición que ocupa respecto el eje anteroposterior del cuerpo.

Estos son los genes Hox y, curiosamente, tienen una parte del ADN que es muy parecida entre todos los animales bilaterales (que tienen un eje que separa el cuerpo en izquierda y derecha) y que se llama homeodominio. Los genes Hox son homólogos en los diferentes animales que los presentan y se agrupan en localizaciones concretas, aunque varían algunos genes concretos porque hay estructuras que tienen unos animales y otros no.

Así, aunque una larva o un renacuajo no tenga patas, tiene los genes preparados para cuando tenga que crecer y desarrollarlas. Seguramente también se dan casos de silenciamiento de algunos genes Hox en casos de pérdida de estructuras al crecer, como la cola en los anfibios anuros.

Este pequeño renacuajo se convertirá probablemente en un sapo o una rana dentro de un tiempo. Fotografía de Isabel. https://isabelpuigmarin.wordpress.com/

Este pequeño renacuajo se convertirá probablemente en un sapo o una rana dentro de un tiempo. Fotografía de Isabel.

Pero cambio como cambie, y tenga la forma que tenga el cuerpo, los genes están preparados para cuando tengan que expresarse o silenciarse y desarrollar las estructuras que sean necesarias en el lugar donde toca. Así, una mariposa y un Charizard desarrollarán alas porque tienen los genes que permiten hacerlo, aunque sus formas predecesoras no las tengan.

Dicho esto, con los Pokémon hay un caso raro y es el de la línea Eevee. Esta especie de zorro, solo evoluciona una vez, pero puede evolucionar (actualmente) a 8 formas distintas. ¿Cómo se puede dar eso? ¿Existe alguna explicación científica?

Pues puede que también. Y me voy a basar en un ejemplo que comenté en la serie de posts sobre la epigenética que publiqué hace unas semanas. Las abejas pueden ser reinas u obreras y cuando nacen pueden ser aún ambas cosas, pero a partir de cierto momento, la alimentación de las larvas cambia según si van a ser obreras o reinas. Y se ha visto que, a partir del segundo día de nacer, empiezan a mostrar una expresión génica diferente según sea su destino.

Imagen de Eevee y sus distintas evoluciones. ¿Podría explicarse esta variabilidad debido a la epigenética?

Imagen de Eevee y sus distintas evoluciones. ¿Podría explicarse esta variabilidad debido a la epigenética?

Es posible que esto se deba a la epigenética, es decir, el efecto de factores externos en el propio material genético sin modificar su estructura. En el caso de las abejas, podría ser que se debiera a la alimentación diferente que reciben las larvas que se convertirán en reinas respecto a las que se convertirán en obreras.

En el caso de Eevee, sus evoluciones dependen de la exposición a ciertos objetos o ambientes. De esta forma, es posible que los objetos o ambientes en cuestión afecten de manera epigenética a su material genético, lo que dirigiría su posterior evolución hacia una forma u otra.

Sea como sea, todas las evoluciones Pokémon, partiendo de un nombre erróneo, pueden tener una explicación científica si realmente se pueden entender como metamorfosis y se expresen de manera diferente los genes Hox en cada forma, como pasa con muchos animales que pasan por esta transformación a lo largo de su vida.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: