Volviendo a hablar de especies invasoras

El mundo está cambiando. Eso lo sabemos casi todos. En el ámbito de medioambiental estamos sufriendo los primeros efectos del cambio climático y estamos diezmando una parte importante de la biodiversidad del planeta. De hecho, hay algunos que a este diezmo lo llaman la Sexta Gran Extinción, puesto que el ritmo de pérdida de especies es parecido al que hubo durante las otras cinco grandes extinciones.

Dejando de lado qué nombre puede tener un proceso tan drástico, hay distintos factores que favorecen esta pérdida de biodiversidad, entre las cuales destacan la pérdida de hábitat y la introducción de especies invasoras. Estos dos factores son los que merecen una mayor actuación por parte de los científicos, técnicos de medioambiente, organismos públicos, ONGs y, por qué no decirlo, por parte de la ciudadanía en general.

En el caso de las especies invasoras, existe una parte oscura. Y no es más que el hecho de que los ejemplares capturados se deben matar. Esto es una cruzada que tienen los animalistas, puesto que no quieren que se mate ningún animal (algo obvio). Pero el impacto que tienen estas especies es muy alto y mucha gente no está dispuesta a dejar que se produzca, aunque les duela en el alma tener que matar animales (la verdad es que es la parte más ingrata del trabajo de técnicos, biólogos, agentes rurales y compañía).

Visón americano

Fotografía de un visón americano, una especie invasora en muchas partes del mundo. Fotografía de Brendan Lally

Por ese motivo, la estrategia principal para terminar con el fenómeno de las especies invasoras es prevenir su llegada y, si lo hacen, una actuación rápida que acabe con los ejemplares antes de que su número aumente. Sino, puede pasar como con el visón americano, el cangrejo de río americano, el mejillón cebra, la uña de gato, etc.

Pero ante todo esto, hay que tener muy claro cuál es el motivo por el que hay especies invasoras, y es que nosotros las hemos liberado en un nuevo medio. Sin los humanos no habría especies invasoras. Obviamente aquí hay que diferenciar entre liberaciones involuntarias e intencionadas. Y para las intencionadas hay muchos motivos diferentes, la verdad.

Aun así, no todas las especies que se liberan, serán invasoras. Para serlo, deben causar un perjuicio, que en orden de importancia será económico, sanitario y ecológico (como siempre, Don Dinero va por delante). Además, se puede generar una enorme paradoja: una especie invasora en un lugar, puede estar amenazada en su lugar de origen.

En un taller para periodistas al que asistí el pasado julio, Albert Martínez Silvestre, veterinario del CRARC (Centre de Recuperació d’Amfibis i Rèptils de Catalunya), nos ponía distintos ejemplos de zonas que estaban sufriendo los efectos de especies invasoras:

pitón india

Imagen de una pitón india, especie que está provocando muchos problemas en Florida. Fotografía de Paul Asman y Jill Lenoble

  • Islas Mauricio: las únicas especies autóctonas que quedan son los escarabajos, que están amenazados por un lagarto asiático. El resto de especies que viven allí, son alóctonas.
  • Florida: en 1985 se habían introducido 23 especies de herptiles (reptiles y anfibios) exóticas y en 2006 ya eran 40 (y eso sin contar otros grupos de animales). Entre estas especies destaca la pitón india (Python molurus), capaz de alimentarse de cachorros de pantera de Florida (una subespecie amenazada del puma de la que hablo en este artículo de Principia) y aligátores.
  • Gran Canaria: introducción de una especie de serpiente norteamericana (Lampropeltis getula) que se alimenta de los reptiles autóctonos. Se intentó incentivar su captura mediante recompensas económicas, pero no funcionó porque hubo quien crio la serpiente, la soltaba, la capturaba y pedía la recompensa (ejemplo claro de que aprovechados hay en todas partes).

Albert también explicó que en Catalunya hay problemas con tortugas exóticas, principalmente la tortuga de Florida (Trachemys scripta). Y comentó que hay zonas urbanas y periurbanas que son lugares habituales donde se dejan un montón de animales, como Diagonal Mar en Barcelona o la estación de Atocha en Madrid. Y no solo tortugas: cerca de Barcelona se llegó a liberar un caimán que alguien tenía en casa… ¡Un caimán!

El problema de las especies invasoras es grave, pero no es culpa de las especies en sí, sino nuestra. Aun así, son estos animales y plantas quienes pagan el precio de nuestros errores. No voy a entrar si hay que matar o no los individuos capturados, pues la ley dice que se tiene que hacer. Lo que se puede hacer, en todo caso, es intentar controlar las poblaciones para evitar hacer matanzas indiscriminadas.

tortuga de florida

¿Quién hubiera dicho que esta tortuga que se vendía como mascota con un tamaño adorable se convertiría en una especie problemática y grande al crecer? Fotografía de Jack Wolf

Es decir, matar los individuos justos para mantener una población que no cause un daño significativo al ecosistema. Así actuaríamos como un depredador alfa al estilo de otros grandes depredadores, controlando el número de ejemplares de las especies que están por debajo en la cadena trófica.

Como alternativa radical (que poca gente aceptaría, pero que yo veo como un experimento interesante), se podría dejar a las especies invasoras a su aire. ¿Por qué digo que es un experimento interesante? Porque a largo plazo (o no tan largo) veríamos como el ecosistema recupera el equilibrio perdido por la entrada de la especie invasora. Y, quién sabe, si esa especie podría convertirse en una nueva, diferente a la original que llegó y adaptada al ambiente que la acogió.

Obviamente, habría que ver si estamos dispuestos a pagar un precio tan alto como el daño ecológico que se produciría. Sea como sea, las especies invasoras son un problema muy grave al que nos enfrentamos, aunque es un problema generado por nosotros mismos. De hecho, habría que maravillarse por la capacidad que tienen estas especies de poder afectar tanto a un ecosistema, por su adaptabilidad. En el fondo, las especies que mejor se adaptan son las que terminan sobreviviendo.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: