Plantas y animales feos, los marginados de la conservación

El panda es un símbolo de la conservación de la naturaleza. Su color blanco y negro, su “achuchabilidad”, su forma de oso amoroso, su belleza, su percepción de animal mono y adorable, etc, hacen que la gente se sienta atraída por él y que acepten poner dinero en su conservación.

panda especie bonita no marginada

¿A quién no le parece adorable el panda? Fotografía de Kevin Dooley.

Lo mismo pasa con animales a los que vemos como bellos, que se nos parecen o que, al menos, les damos valores humanos, como pueden ser los felinos, los simios, los cetáceos y otros mamíferos y aves.

Pero no todas las especies caen en este patrón: existen mamíferos y aves feas, los reptiles y anfibios provocan más asco que otra cosa, los peces no se nos parecen en nada y ya no digo los invertebrados. Ciertas personas sienten escalofríos con solo pensar en ciertas especies y esto no le hace empatizar con ellas, de manera que no ven con buenos ojos su conservación.

En clave de humor existe la Sociedad para la Conservación de los Animales Feos, la cual lleva a cabo actuaciones humorísticas que dan a conocer especies de animales feas y la importancia también de su conservación.

Y en clave seria, esto implica un problema, porque solo pocas especies se pueden considerar bonitas, adorables o monas. Y solo con ellas no se puede mantener la biodiversidad del planeta. Incluso los científicos prestan menos atención a las especies feas, y un ejemplo es el estudio que se hizo desde Australia.

pez gota especie fea y marginada

El pez gota es considerado el animal más feo del mundo y es la mascota de la Sociedad para la Conservación de los Animales Feos. Fotografía de Simon Elgood.

Este estudio mostró que un 73% de los artículos sobre biodiversidad en Australia y Nueva Zelanda correspondían a marsupiales, como los koalas o los canguros, mientras que unos pocos se centraban en especies consideradas menos agraciadas estéticamente como los roedores o los murciélagos.

Además, los estudios que se hacían en estas especies eran más superficiales, describiendo taxonómicamente los animales y poco más. Incluso las especies invasoras tenían estudios más profundos (efectos ecológicos de su presencia, por ejemplo) que los nativos feos. Son auténticos marginados.

Pero no es solo que sean bonitos o feos, el hecho de darles un valor o una importancia mayor también sirve para marginar especies. Y un ejemplo llamativo es la jirafa.

A principios de diciembre de 2016 salió la noticia que la jirafa se consideraba por primera vez en peligro de extinción, pues sus poblaciones habían caído un 40% en 30 años. De unos 155000 ejemplares que había en el año 1985, se ha pasado a 98000 en 2015. ¿Cómo un animal que parece tan emblemático ha sufrido esta disminución sin darnos cuenta?

Pero lo peor es que el elefante, una de las especies también consideradas emblema de la conservación, tiene poblaciones mayores que la jirafa. De hecho, la proporción es de 5 elefantes por cada jirafa.

jirafa especie amenazada marginada

Sorprendentemente, la jirafa ha sido uno de esos animales que han estado marginados en la conservación de la biodiversidad. Fotografía de Derek Keats.

Su conservación pasa por dar a conocer al animal terrestre más alto que existe. Algo que ya hizo Níger en los años 90 que, con su estrategia de conservación nacional para la jirafa, usó la educación en las poblaciones rurales para que la población conociera la jirafa y cuál era su situación. Así, se ha pasado de 49 ejemplares a 450 en todo el país, y se pueden ver jirafas viviendo tranquilamente cerca de asentamientos humanos.

Y si creemos que hay animales marginados, ya no os digo la situación de las plantas. Mucho se habla de la deforestación como alteración del hábitat y sus efectos en el cambio climático, pero pocos hablan de la pérdida de especies vegetales.

Un estudio exploró por qué las plantas reciben menos atención y financiación y consideraron que el motivo principal es porque los humanos tendemos a no valorar ni a darse cuenta de las plantas que hay en el ambiente. Esta tendencia parece estar definida por factores culturales y de percepción, que moldean la forma en valoramos y entendemos las plantas.

Además, esta poca valoración y la nula importancia que, en general, damos a las plantas tiene un nombre: ceguera vegetal (del inglés “plant blindness”). Se podría definir como la falta de importancia de las plantas en la biosfera para los animales y los humanos.

poa secunda especie planta marginada

La planta Poa secunda se ha visto que es una especie nativa de la Gran Cuenca capaz de resistir la presencia de las especies invasoras, motivo por el cual es de interés para ser plantada después de los incendios, cuando más se expanden las invasoras. Fotografía de Matt Lavin.

Por suerte, hay personas que luchan contra ella, como una trabajadora del US Fish and Wildlife, que quiere conservar las especies nativas de plantas en la Gran Cuenca (una región muy árida de mesetas entre montañas de 520000km2, principalmente en el estado de Montana, pero también comprende partes de otros estados de USA). En total, se trata de unas 3500 plantas que viven un los hábitats de esta zona.

Uno de sus principales argumentos es la importancia que tienen las plantas nativas para la conservación de las especies animales (unas 350) que viven o se alimentan en la Gran Cuenca. Así, da charlas sobre las plantas en proyectos de conservación de especies como el ave Centrocercus urophasianus, parecido a un urogallo.

Para llevar a cabo su objetivo, junto con otras instituciones y entidades, usan zonas de siembra para maximizar la efectividad de la siembra con especies nativas. Además, estas siembras también sirven para contrarrestar los efectos de las especies invasoras y los incendios.

centrocercus urophasianus especie que depende de las plantas marginadas

El ave Centrocercus urophasianus es una de las especies que se puede beneficiar de la protección de las plantas nativas en la Gran Cuenca. En la fotografía se observan dos machos (uno intentando atraer a las hembras) y tres hembras. Imagen de Tony Morris.

Obviamente, no está sola en este proyecto, ni es la única persona que se dedica a la protección de las distintas especies vegetales que existen en el planeta. Del mismo modo que hay muchos investigadores y técnicos conservacionistas que trabajan en la conservación de animales feos y marginados como invertebrados, reptiles, peces y anfibios.

Por este motivo, hoy he querido destacar esta injusticia que existe en la conservación de la biodiversidad y felicitar a todas esas personas que trabajan para la preservación de las especies a las que la sociedad y los medios de comunicación no dan importancia. Porque todas las especies son importantes, sean bonitas o feas, tengan patas o aprovechen la luz del Sol para crecer.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«I love physics with all my heart... It is a kind of personal love, as one has for a person to whom one is grateful for many things». Lise Meitner

AveNaturia

Un blog para conocer y disfrutar la naturaleza

Gaia's Mind

~ Inspired by nature • Historias en la naturaleza ~

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

A %d blogueros les gusta esto: