Crítica de “Weird Dinosaurs”, de John Pickrell

“Serendipia” es una palabra curiosa que define un hallazgo valioso e inesperado que se produce de forma accidental o casual, como cuando se busca otra cosa. A lo largo de vuestras vidas seguro que os ha ocurrido este fenómeno (incluso en ciencia tiene lugar). Recientemente me pasó a mí y terminó con el libro “Weird Dinosaurs”, de John Pickrell, en mis manos.

john pickrell dinosaurio

Imagen del autor, John Pickrell. Foto de The Guardian.

Huelga decir que un libro sobre dinosaurios capta mi atención enseguida, pero este la captó aún más rápido con el propio título. ¿Qué hallazgos prehistóricos escondía este libro? No tuve más remedio que comprarlo.

El libro de John Pickrell es un repaso a los descubrimientos de dinosaurios más singulares que ha habido a lo largo de este nuevo siglo. Desde tener constancia de que los terópodos (tiranosaurios, velocirraptores y compañía) tienen plumas, hasta la presencia de dinosaurios en los polos (desde Alaska hasta la Antártida), pasando por el hallazgo de ejemplares que ponían fin a grandes misterios de la paleontología (como Deinocheyrus).

El autor separa los temas por zonas geográficas, con lo que se termina dando una vuelta por todo el mundo, de yacimiento en yacimiento. Con un lenguaje llano y relativamente fácil de entender, Pickrell empieza haciendo una introducción explicando cómo debía ser el hábitat de cada lugar hace millones de años.

weird dinosaurs portada dinosaurio

Esta es la portada del libro “Weird dinosaurs”. Imagen de Australian Geographic.

A partir de ahí, muestra los fósiles más característicos y las historias relacionadas con ellos: desde cómo volver encontrar una zona perdida dónde se habían hallado fósiles en el pasado, hasta las duras condiciones de trabajo o, incluso, polémicas que existieron alrededor de ciertos descubrimientos.

Es cierto que en algún momento hay algún pasaje algo denso, pero quizá también se debe a que el libro está en inglés y no se trata de mi lengua materna. Otra pega que tengo que mencionar es que ya conocía numerosos de los dinosaurios que se muestran en el libro, con lo cual no fue tan sorprendente como esperaba (que conste es una pega debida a mi frikismo, no al libro).

Pero dejando de lado esto, reconozco que es un libro muy interesante y que muestra lo que a mi entender parece un momento dulce para la paleontología a nivel mundial. Dulce en el sentido de que cada hallazgo plantea nuevas cuestiones y genera aún más interés para financiar expediciones.

titanosaurio argentina dinosaurio

Representación de uno de los titanosaurios encontrados en Argentina y que ha hecho crecer la paleontología en el país. Imagen de La Capital.

Como ejemplos tenemos los casos de China, Argentina y Mongolia, donde se han descubierto fósiles increíbles y se han creado numerosos museos paleontológicos, así como ha permitido la generación de una buena cantera de jóvenes investigadores. O el caso de Alaska, donde los dinosaurios hallados han permitido plantear la posibilidad de si esa zona, que formaba parte de Laramidia (continente en lo que sería ahora la costa oeste de Norteamérica), estaba aislada de algún modo para generar una fauna única, pero parecida a la del resto del continente.

También quiero destacar dos contenidos concretos del libro que, aunque sean breves, merecen la pena ser mencionados. En el capítulo sobre Alaska, se habla sobre el dinosaurio herbívoro Ugrunaaluk kuukpikensis, cuyo nombre significa “antiguo animal que pasta del río Colville” en el lenguaje de los iñupiaq, el pueblo inuit nativo de Alaska.

Los investigadores quisieron honrar a este pueblo usando su lenguaje para nombrar al dinosaurio. Además, visitan las aldeas y los colegios para explicar los hallazgos, cosa que los nativos agradecen. Creo que es un gesto que se tendría que hacer siempre, de manera que la población local se sienta involucrada en la ciencia que se hace en su zona.

ugrunaaluk dinosaurio

Fósil de Ugrunaaluk kuukpikensis y su descubridor, el Dr. Pat Drukenmiller. Imagen de 3ders.

El segundo se encuentra en el capítulo sobre Madagascar, cuando se hace referencia a una de las investigadoras que más ha trabajado en ese país buscando dinosaurios. El autor destaca que es una de las pocas paleontólogas profesionales que hay en este campo, básicamente dominado por hombres, y que en la Paleontological Society (organización internacional para la promoción de esta disciplina) solo había un 15 % de mujeres en 2015 (siendo aún menor el porcentaje de las que solo trabajan con dinosaurios).

La investigadora en cuestión, Curry Rogers, plantea algunos de los motivos por los cuales se da esta situación, pero cree que la situación está cambiando, poniendo como ejemplo que tres de los últimos cinco presidentes de la Sociedad Americana de Paleontología de Vertebrados han sido mujeres.

Me parece destacable que John Pickrell haya dejado hueco para estos dos temas, aunque haya sido de pasada. Tanto la educación del público no especialista como la igualdad de género son temas que deben estar presentes en todas las facetas de la ciencia y la sociedad. Así que haber hecho referencia a ello para visibilizarlo me parece muy adecuado.

En definitiva, “Weird Dinosaurs” es un buen libro sobre dinosaurios, lleno de curiosidades, aunque se necesita un poco de conocimiento previo sobre estos animales para captar la importancia de algunos de los hallazgos y las preguntas que se plantean. Recomiendo su lectura, aunque la recomendaría más si hubiera una traducción al castellano, puesto que ampliaría su público potencial.

DH

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«A través de la emoción uno puede llegar a apasionarse por el conocimiento científico». Clara Janés

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

GalianayCía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

Retales de Ciencia

Biología Evolutiva y Biodiversidad

Máster en Primatología

Máster en Primatología

A %d blogueros les gusta esto: