Predecir el futuro: entre la ciencia y la ficción

El 15 de octubre de 1987, el meteorólogo inglés Michael Fish pronunció unas palabras que han quedado grabadas en la memoria de la televisión británica: “Una mujer ha llamado preguntando por un huracán. Bien, si nos está viendo, no se preocupe, no hay ningún huracán”.

mapa predicción tiempo ciencia

Mapa del tiempo representando la presión en la Península Ibérica. Portales como eltiempo.es permiten ver las predicciones de los próximos días con una fiabilidad elevada. Aunque no del 100 %.

Pocas horas después empezó la tormenta más fuerte desde hacía muchísimos años en Inglaterra: 22 muertos y más de 2’5 millones de euros en daños. No es de extrañar que sea una de las peores predicciones que se han hecho jamás. Afortunadamente, la tecnología y los datos disponibles hoy en día hacen que un evento se pueda detectar con cierta antelación.

Este es un ejemplo de que en ciencia, hacer predicciones siempre es arriesgado: cuanto más te alejas en el futuro, más incierto es todo. Además, si no tienes una gran base de datos y unos buenos modelos estadísticos que los sepan tratar, las predicciones aún son más inciertas y, por tanto, menos fiables.

Obviamente, la fiabilidad de las predicciones representa un clavo ardiendo al que se aferran los negacionistas del cambio climático, puesto que, como “solo son predicciones”, quizá no se cumplan. Queda claro que no entienden que el sistema científico funciona mediante comprobaciones estadísticas que siempre dan un margen de error (mayor en las predicciones, obviamente), pero que si no son suficientemente robustas no dan un resultado como válido.

Afortunadamente, como ha pasado con la meteorología y, gracias a ello, el estudio del cambio climático, las nuevas tecnologías que se han desarrollado permiten hacer predicciones y pronósticos más precisos. Además, el hecho de plantear diferentes escenarios también permite mejorar las predicciones.

Esta es la célebre frase de Michael Fish.

Ahora, no podremos saber nada a ciencia cierta hasta que no lleguemos al futuro. Por ejemplo, ¿cómo se distribuirán las masas terrestres dentro de millones de años? O ¿cómo serán las especies del futuro? O, ¿qué clima habrá una vez nos hayamos extinguido?

Estos escenarios solo pueden ser alcanzados mediante la ciencia ficción. De hecho, ya he comentado anteriormente el papel predictivo de este género literario, sea para bien o para mal. También es verdad que los avances vertiginosos que tenemos hoy en día hacen que las previsiones sean a corto plazo.

Pero también es cierto que la ciencia ficción bebe mucho de la ciencia real y aprovecha los conocimientos del momento para hacer sus predicciones. Incluso en relación a la evolución, mediante los llamados proyectos de biología especulativa: ¿qué especies habrá en el futuro? ¿Cómo serían los organismos en otro planeta?

Night Stalker biología predictiva futuro

Dibujo del acosador nocturno, un murciélago terrestre depredador imaginado en el libro After Man. Imagen sacada de Speculative Evolution Wiki.

No estoy hablando de presentar una sola especie, sino de todo un ecosistema (o más de uno). Un ejemplo clarísimo es Avatar. James Cameron hizo un trabajo espectacular planteando la vida del planeta, así como los técnicos encargados de “darles vida”.

Otro ejemplo, y el germen de la biología (zoología) especulativa, es el libro After Man, de Dougal Dixon. Plantea un mundo 50 millones de años después de la extinción del ser humano: sin animales domésticos, sin grandes mamíferos, pero con murciélagos terrestres o grandes aves marinas como si fueran cetáceos.

Dejando de lado el punto creativo y el hecho de abrir puertas a mundo imaginarios (el mismo autor hasta ha planteado como serían los dinosaurios si no se hubieran extinguido), la biología especulativa tiene una doble función: mostrar que cada organismo tiene el potencial de convertirse en otra especie y que por mucho que haya extinciones masivas, la vida sigue y vuelve a conquistar el planeta.

Ambas funciones son esperanzadoras, ¿no creéis? Eso quiero pensar yo para seguir pensando en un futuro mejor.

DH

Más información sobre la biología (zoología) especulativa:

Anuncios

TALK to me

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

misedades.wordpress.com/

IMAGEN CORPORATIVA | COMUNICACIÓN

VueltaenterA

Neogeografía, apps y medio ambiente

Los Mundos de Brana

«A través de la emoción uno puede llegar a apasionarse por el conocimiento científico». Clara Janés

Esquilant la Dolly

Esquilant la Dolly

Andanzas de un Trotalomas

Andanzas, aventuras y desventuras de un naturalista apasionado

GalianayCía.

El arte de contar lo que vemos

UNA INVESTIGADORA EN APUROS

En constante estado metaestable desde la década de los 70

Retales de Ciencia

Biología Evolutiva y Biodiversidad

Máster en Primatología

Máster en Primatología

A %d blogueros les gusta esto: